Un equipo de tres arquitectos españoles ganó el Premio Pritzker de Arquitectura, conferido por un jurado que elogió su obra por integrar edificios en paisajes y conectar tiempo y espacio.

El honor para los arquitectos catalanes Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta fue anunciado el miércoles por Tom Pritzker, director y presidente de la Fundación Hyatt, con sede en Chicago, que auspicia el premio.

Los tres arquitectos de Olot, en el noreste de Cataluña, han trabajado juntos desde que fundaron una firma arquitectónica en su ciudad natal hace casi 30 años. Entre sus proyectos están una guardería, un restaurante y un lagar. Además de España, han diseñado edificios en Bélgica y Francia.

El Pritzker conlleva una dádiva de 100.000 dólares (94.000 euros). La ceremonia de premiación será en Tokio en mayo.

Es la segunda vez en 39 años que el premio recae en España. La primera fue en 1996, cuando lo ganó Rafael Moneo. Ganadores previos incluyen a I.M. Pei, Frank Gehry, Oscar Niemeyer y Norman Foster.

Pigem, la única mujer del trío, dijo que luego que los tres se graduaron decidieron regresar a su ciudad y crear una compañía.

"Hemos crecido juntos como arquitectos. Nos llevamos muy bien. Consideramos ése nuestro mayor éxito, quedarnos juntos", dijo por teléfono desde Olot, cerca de la frontera con Francia.

El grupo no tiene planes inmediatos de expandir operaciones.

"Solo estamos disfrutando nuestro éxito", dijo Pigem. "Ya veremos lo que sucede de ahora en adelante".

El jurado dijo que "lo que destaca a los ganadores es su estrategia que crea edificios y lugares que son a la vez locales y universales. ... Todas sus obras tienen un fuerte sentido del lugar y están conectadas poderosamente con el paisaje circundante".