Un tribunal holandés determinó el miércoles que una empresa energética es responsable por los daños psicológicos sufridos por los habitantes del norte del país cuyas viviendas resultaron dañadas por temblores causados por perforaciones de gas.

La corte de la ciudad de Assen determinó que Netherlands Petroleum Company, propiedad de Shell y ExxonMobil y conocida por sus siglas holandesas NAM, debe pagar por los "daños inmateriales" soportados por los residentes de la ciudad de Groningen.

Las perforaciones causaron temblores y crearon una situación "en que NAM violó gravemente un derecho fundamental, el derecho a vivir en paz".

Thijs Jurgens, un funcionario de NAM, dijo en un comunicado que "siempre hemos dicho que la empresa es responsable de cualquier daño sísmicos" incluyendo los daños inmateriales. La compañía dijo que estudiaba el fallo del tribunal.

No quedaba claro de inmediato a cuánto ascendería la compensación. La cifra será decidida en una fecha futura, estudiando caso por caso.

La denuncia fue presentada por 127 habitantes de Groningen que aseguraron haber sufrido emocionalmente a raíz de los sismos, que durante años han hecho temblar a sus viviendas.

Peter Huitema, un abogado de las víctimas, vaticinó que tras la decisión del tribunal, surgirán más demandas.

"Ahora que quedó claro que todos los habitantes de la zona del sismo tienen derecho a compensación, muchos más la pedirán", dijo Huitema en un comunicado.

Aunque los movimientos sísmicos son relativamente leves, han causado profundas grietas y daños estructurales a varios edificios de la zona. NAM está desde ya pagando para reparar esos daños.

El tribunal determinó también que el Estado holandés fue "negligente" desde el 2013 hasta fines del 2015 porque hizo caso omiso a exigencias de pedirle a NAM que redujera la cantidad de gas extraído de los campos en Groningen. Sin embargo, el tribunal no llegó a pedirle al gobierno que pague por los daños.