Acusan de homicidio a dos mujeres en el caso de Kim Jong Nam

Las autoridades malasias presentaron cargos de homicidio el miércoles contra dos jóvenes acusadas de untar el agente nervioso VX en el rostro de Kim Jong Nam, hermano por parte de padre del...

Las autoridades malasias presentaron cargos de homicidio el miércoles contra dos jóvenes acusadas de untar el agente nervioso VX en el rostro de Kim Jong Nam, hermano por parte de padre del mandatario norcoreano.

Las mujeres, que llegaron a la corte bajo la protección de efectivos de fuerzas especiales con máscaras y ametralladoras, se encuentran en el centro de un extraño asesinato en una concurrida terminal aeroportuaria de Kuala Lumpur. Muchos especulan con que el ataque fue organizado por Corea del Norte, pero Pyongyang niega haber tenido algo que ver.

Con una camiseta roja y pantalones vaqueros, la sospechosa indonesia Siti Aisyah asintió cuando su traductor le dijo: "Estás acusada de asesinar a un hombre norcoreano en la sala de salidas" del Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur.

La otra sospechosa, la vietnamita Doan Thi Huong, vestía una camisa amarilla y pantalones vaqueros y dijo "entiendo" en inglés cuando se leyó el cargo que enfrenta.

Las mujeres no presentaron sus declaraciones formales ante la corte porque el tribunal de primera instancia ante el que comparecieron carece de jurisdicción sobre un caso de asesinato. El fiscal principal, Iskander Ahmad, dijo a la corte que solicitará que el caso sea transferido a un tribunal de mayor instancia y que se juzgue juntas a las dos mujeres.

Si son declaradas culpables enfrentan la pena capital obligatoria.

Kim Jong Nam fue atacado mientras aguardaba su vuelo de regreso a Macao el 13 de febrero. Murió poco después de que dos mujeres le untaran algo en la cara.

Ambas mujeres han dicho que pensaban que estaban participando en un programa televisivo de bromas en el que se hacían travesuras inofensivas a pasajeros.

___

El camarógrafo de la AP Yves Dam Van en Kuala Lumpur y el periodista Niniek Karmini en Yakarta contribuyeron con este despacho.