Trump dice estar abierto a suavizar postura sobre migración

El presidente Donald Trump, en un indicio de un posible cambio en un asunto muy controversial, indicó el martes que está abierto a una ley sobre inmigración que le daría estatus legal a algunas...

El presidente Donald Trump, en un indicio de un posible cambio en un asunto muy controversial, indicó el martes que está abierto a una ley sobre inmigración que le daría estatus legal a algunas personas que viven sin permiso en Estados Unidos y proporcionaría un camino a la ciudadanía a quienes fueron traídos ilegalmente al país cuando eran niños.

El presidente, en un almuerzo con conductores de noticieros previo a su mensaje al Congreso el martes en la noche, dijo: "Es el momento adecuado para un proyecto de ley de inmigración, siempre y cuando ambas partes muestren disposición a alcanzar una solución negociada".

Una persona con conocimiento de la conversación confirmó sus comentarios a The Associated Press bajo la condición de no ser identificada.

Trump hizo campaña como un radical en materia de inmigración, y prometió construir un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México e intensificar las deportaciones. Desde que asumió el cargo, algunas de sus acciones se han apegado bastante a esas promesas, incluidos nuevos lineamientos al Departamento de Seguridad Nacional que someterían a deportación a cualquier inmigrante sin permiso de estancia en el país si es acusado o declarado culpable por cualquier delito, e incluso si es sospechoso de un crimen.

Pero el mandatario también insinuó que está abierto a encontrar una salida adecuada a la situación de los llamados dreamers, aquellos que fueron traídos a Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños. Aunque criticó nuevamente los decretos del presidente Barack Obama para proteger de la deportación a esos inmigrantes, Trump no ha invalidado esas salvaguardas y ha insinuado que tiene otras prioridades.

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca a principios de este mes, Trump dijo que manejaría el asunto de los dreamers con "un gran corazón", pero no indicó cuál sería la política de su gobierno al respecto. Calificó el estatus de éstos como "uno de los asuntos más difíciles que tengo, porque se tiene a estos chicos increíbles".

La activista pro inmigración Astrid Silva, quien llegó a Estados Unidos cuando era niña, dará una versión en español de la respuesta demócrata al discurso de Trump en el Congreso.

El mandatario ha coqueteado antes con una política de inmigración más indulgente, y durante su campaña dijo que estaba abierto a "suavizar" su postura. Pero a fin de cuentas se colocó en la posición con la que comenzó, y durante un discurso en septiembre declaró que durante su presidencia "no habría estatus legal ni la posibilidad de convertirse en ciudadano estadounidense si se ingresa ilegalmente a nuestro país".

La última vez que el Congreso se ocupó de un proyecto de ley sobre inmigración fue en 2013, cuando los votantes hispanos respaldaron abrumadoramente a Obama en su campaña de reelección. El Senado aprobó una iniciativa que incluía una forma de obtener la ciudadanía, pero quedó estancada en la Cámara de Representantes.

La popularidad del duro mensaje de Trump en materia de inmigración entre los votantes republicanos parecía dejar fuera cualquier perspectiva de retomar la legislación durante su presidencia.

Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana en el Senado, dijo el martes que si Trump tiene una idea sobre inmigración "nos agradaría echarle un vistazo".

Sin embargo, el representante Steve King de Iowa, partidario de aplicar medidas enérgicas contra la inmigración no autorizada, le advirtió a Trump que se abstenga de buscar una legislación integral sobre este tema, por considerar que es "una trampa".

"Integral es la palabra en clave para amnistía y a estas alturas ya todo el mundo sabe eso", afirmó King, al tiempo que argumentó que Trump debe cumplir sus promesas de campaña, incluida la de poner fin a las protecciones para los inmigrantes jóvenes que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños. "Si no se cumple la promesa sobre inmigración, la base electoral de apoyo (de Trump) desaparecerá".

En el otro lado del espectro, el representante republicano Bill Flores de Texas argumentó que su distrito conservador y la mayor parte del país están listos para una solución sobre los inmigrantes que atienda a las 11 millones de personas que se encuentran en el país sin autorización.

"Le aplaudo al presidente por hablar sobre este tema", dijo Flores. "Es una de esas áreas en las que, si la mencionas, hay alguien allá afuera que grita la palabra amnistía con todas sus fuerzas y no es una amnistía, y por lo tanto creo que él mostró verdadero liderazgo al comentar sobre ella. Me encantó escucharlo".

En cuanto a los partidarios de aplicar medidas enérgicas para controlar a los inmigrantes no autorizados que en el pasado han derrotado los esfuerzos por reformar las leyes en este sentido, Flores dijo que antes ellos no tenían a Trump para discutir con él.

"Se tiene a un presidente distinto que puede desatar la yihad en Twitter", agregó.

Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, dijo que el presidente "tiene mucho en lo cual dar marcha atrás" si es que pretende desarrollar un plan bipartidista.

"La comunidad de inmigrantes está asustada, y con razón, de lo que el presidente Trump ha hecho. Su decreto va mucho más allá de cualquier otra cosa que se haya propuesto antes", les dijo a los reporteros. "La gente está agazapándose".

Las señales mixtas de Trump han dejado inseguros sobre su estatus a muchos, incluyendo a Deyvid Morales, un dreamer de 25 años de Salt Lake City. Morales, quien vive en Estados Unidos desde 2001, dijo que estaba optimista respecto a los nuevos comentarios del presidente pero que no estaba seguro si podía confiar en él, considerando la aguerrida retórica de Trump durante la campaña presidencial.

"Creo alrededor de veinte por ciento de cualquier cosa que dice", agregó Morales.

José Antonio Vargas, un prominente activista a favor de la inmigración y periodista, fue invitado al discurso de Trump en el Congreso por la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Él dijo en una columna publicada en The Washington Post que no aceptó su invitación a la ligera "considerando el terror que el gobierno de Trump ha infligido sobre familias inmigrantes", pero que quería enviar un mensaje al presidente de que "los inmigrantes indocumentados viven en todas las partes del país, y nosotros ayudamos a que Estados Unidos sea grandioso".

___

La corresponsal de The Associated Press Erica Werner contribuyó a este reporte.

____

Julie Pace está en Twitter como: http://twitter.com/jpaceDC