Ejército refuerza lucha antinarcóticos en Filipinas

La principal agencia antinarcóticos de Filipinas suscribió el martes un acuerdo con el ejército para utilizar efectivos militares en la mortal campaña antidrogas ordenada por el presidente Rodrigo...

La principal agencia antinarcóticos de Filipinas suscribió el martes un acuerdo con el ejército para utilizar efectivos militares en la mortal campaña antidrogas ordenada por el presidente Rodrigo Duterte, quien prohibió a la policía nacional participar en las operaciones mientras se eliminan a los elementos desleales de esa fuerza.

De acuerdo con el convenio, los soldados sólo apoyarán a la Agencia Antidrogas de Filipinas (PDEA por sus siglas en inglés) en las operaciones contra jefes narcotraficantes y en redadas en zonas remotas donde persisten la insurgencia y amenazas terroristas, dijo el portavoz militar coronel Edgard Arevalo. La PDEA es una fuerza relativamente pequeña.

Los efectivos militares no participarán en revisiones callejeras ni residenciales de rutina ni en operaciones contra objetivos menores, agregó.

Los centenares de muertos, principalmente consumidores y traficantes menores, que las operaciones de la policía han dejado desde julio, provocaron alarma en Estados Unidos, gobiernos occidentales y grupos de derechos humanos.

"Mediante este acuerdo, ahora podemos avanzar en nuestra función mayor y nueva de poner fin al flagelo de las drogas ilegales", señaló Arevalo. "Las Fuerzas Armadas de Filipinas sólo participarán en las operaciones de alto impacto y en el arresto de objetivos importantes", agregó.

El ejército también apoyará a la agencia en la compilación de inteligencia y en las pesquisas sobre funcionarios, personal y grupos influyentes vinculados a las drogas ilegales, apuntó.

Duterte prohibió la participación de la policía nacional de 170.000 elementos en la campaña antidrogas que ordenó hace algunas semanas debido a la implicación de dos agentes antinarcóticos en el asesinato de un empresario surcoreano en un escándalo de extorsión que supuestamente utilizó como pantalla la lucha contra el narco.

La víctima supuestamente fue estrangulada por uno de los agentes dentro del principal campamento nacional de la policía en la zona metropolitana de Manila, hecho que puso furioso a Duterte, que ordenó una limpieza interna en la fuerza policial a la que describió alguna vez como "corrupta hasta el tuétano".

Desde que la policía fue marginada de la campaña antidrogas, el número de operaciones a nivel nacional disminuyó y los agentes aseguran que el comercio ilegal de drogas se ha reanudado en algunas comunidades.