Ataque en Nairobi
Evacuación de personas tras un asalto en un centro comercial de Nairobi. CRUZ ROJA DE KENIA / @KenyaRedCross

Decenas de personas han muerto y más de 150 han resultado heridas, entre ellos varios estadounidenses, en un ataque terrorista este sábado en el centro comercial West Gate de Nairobi por parte de un grupo de hombres armados, según el gobierno de Kenia. La confusión sobre el número de víctimas ha sido una constante todo el sábado: El presidente de Kenia hablaba de 39 fallecidos a última hora del sábado, mientras los terroristas aumentaban la cifra a un centenar.

Según relataron testigos, al menos una decena de individuos con atuendo tradicional árabe irrumpieron en el centro comercial de Westgate —uno de los más lujosos de la capital keniana— y abrieron fuego de forma indiscriminada.

Los agentes de policía desplegaron vigilancia aérea en la zona y cerraron al tráfico las calles que conducen al lugar del suceso Los asaltantes —que después del ataque se enfrentaron a las fuerzas del orden en un largo intercambio de disparos— hicieron rehenes a trabajadores y clientes del centro comercial, algunos de los cuales fueron liberados por la Policía.

Seis horas después del asalto se produjeron nuevos tiroteos y una pequeña explosión desde el exterior del centro comercial hacia dentro.

La Casa Blanca apoya a Nairobi

Varios estadounidenses resultaron heridos en el ataque, sin embargo, la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, confirmó que tiene informaciones sobre estadounidenses afectados por el tiroteo, aunque indicó que "por motivos de privacidad, no podemos dar más detalles sobre ciudadanos estadounidenses por el momento".

La Casa Blanca condenó en "los términos más duros el despreciable ataque terrorista" de Nairobi y ofreció su apoyo para que los autores de la matanza de un centro comercial en la capital keniana sean llevados ante la justicia.

En un comunicado, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, acusó directamente a Al Shabab, la milicia islámica somalí que se ha atribuido los ataques, y aseguró que "los que han perpetrado este cruel acto deben ser llevados ante la justicia".

"Hemos ofrecido todo nuestro apoyo al Gobierno keniano para ello y continuaremos al lado del pueblo keniano en sus esfuerzos para enfrentarse al terrorismo en todas sus formas, incluidas las amenazas que presenta Al Shabab", indicó la portavoz.

"Los castigaremos por este horrible crimen"

El presidente de Kenya, Uhuru Kenyatta, afirmó que "yo mismo he perdido a miembros de mi familia en el ataque", en un discurso dirigido a la nación, en el que se mostró convencido de que Kenia "vencerá" a sus enemigos como en anteriores ocasiones.

"Quiero dejar claro que atraparemos a los autores huyan adonde huyan, los cogeremos, los castigaremos por este horrible crimen", aseveró Kenyatta, que insistió en que su Ejecutivo "está preparado para defender la nación de una agresión interna y externa".

Kenyatta recordó que el país ya ha sufrido "ataques terroristas antes". "Los hemos combatido y vencido dentro y fuera de nuestras fronteras, volveremos a vencerlos otra vez", se mostró convencido.

Al Shabab reivindica el ataque

El grupo radical islamista Al Shabab aseguró en Twitter que el asalto con víctimas y rehenes a este centro comercial va a ser "una larga odisea". "¿Recordáis Bombay? Va a ser una larga odisea", afirmaron los integristas en su cuenta de Twitter, en alusión a los ataques de la ciudad india, en los que murieron 166 personas tras la toma de rehenes en hoteles de lujo, la estación de trenes y un centro cultural judío.

¿Recordáis Bombay? Va a ser una larga odisea"Un policía keniano me preguntó qué estaba haciendo. Le pregunté si conocía el teléfono del presidente Kenyatta", aseguró el grupo islamista en este perfil, uno de los tres activos en la red bajo las siglas HSM Press.

Horas después de insinuar que estaban detrás del ataque, la milicia radical islámica somalí asumió explícitamente la autoría del asalto: "Al Shabab confirma que está detrás del espectáculo de Westgate", se lee en la cuenta oficial del grupo fundamentalista en Twitter.

Un atacante detenido

La Policía keniana anunció en su cuenta de Twitter que habían detenido a uno de los supuestos autores del tiroteo: "Hemos detenido en un hospital a uno de los sospechosos del ataque del centro comercial de Westgate". Horas después, la Policía informó que el atacante "ha fallecido por las heridas de bala".

Por su parte, el inspector general de la Policía, David Kimaiyo, aseguró que "no ha escapado ningún sospechoso", saliendo al paso de rumores de los medios locales que apuntaban a que al menos uno de los asaltantes había conseguido escapar tras cambiarse de ropa y confundirse con las víctimas.

Vigilancia en torno al centro comercial

Los agentes, que han mantenido rodeado el centro comercial, han desplegado vigilancia aérea en la zona, una de las más ricas de Nairobi, y han cerrado al tráfico las calles que conducen al lugar del suceso.

En su cuenta oficial de Twitter, el ministerio del Interior pidió a la prensa que no informe sobre la actuación de la Policía para no facilitar la respuesta de los asaltantes y pedido que no se exagere con las cifras de muertos.