Sessions: Más violencia ligada a marihuana de lo que se cree

El Departamento de Justicia adoptará "políticas responsables" para la aplicación de las leyes federales contra la marihuana, anunció el lunes el titular de la agencia, Jeff Sessions, quien agregó que...

El Departamento de Justicia adoptará "políticas responsables" para la aplicación de las leyes federales contra la marihuana, anunció el lunes el titular de la agencia, Jeff Sessions, quien agregó que cree que la violencia gira en torno de la venta y el uso de esa droga en Estados Unidos.

En una reunión con reporteros, Sessions dijo que el departamento analiza un memorando emitido por el Departamento de Justicia durante el gobierno de Barack Obama en que se otorga flexibilidad a los estados para aprobar leyes de uso de marihuana.

"Los expertos me dicen que existe más violencia en torno a la marihuana de lo que uno creería", señaló Sessions.

Los comentarios se apegan a las declaraciones hechas la semana pasada por el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien afirmó que el Departamento de Justicia redoblará la aplicación de una ley federal contra el uso recreativo de la marihuana. Si bien Sessions no explicó las medidas, subrayó que no cree que Estados Unidos sería un lugar mejor al tener "más gente fumando marihuana".

"Definitivamente no soy un entusiasta del uso amplificado de la marihuana", dijo. "Pero los estados pueden aprobar las leyes que decidan. Sólo diría que sigue siendo una violación a la ley federal el distribuir marihuana en cualquier lugar de Estados Unidos, sin importar si un estado lo legaliza o no".

Ocho estados y el distrito de Columbia han legalizado el uso recreativo de la marihuana. El Departamento de Justicia cuenta con varias opciones para aplicar la ley, entre ellas el presentar demandas bajo las bases de que las leyes estatales que regulan la marihuana son inconstitucionales porque la ley federal tiene preeminencia.

Los estudios no han encontrado una correlación entre la legalización de la marihuana y las tasas de delitos violentos. Pero agentes policiales en estados como Colorado aseguran que los narcotraficantes han aprovechado las permisivas leyes de la marihuana para actuar a plena vista, cultivando y enviando la droga más allá de los límites estatales, donde la pueden vender a precios mucho más altos.