Fuerzas iraquíes hallan fuerte resistencia en oeste de Mosul

Las fuerzas iraquíes se adentraron el sábado en el oeste de Mosul en medio de la fuerte resistencia de los atrincherados combatientes del grupo extremista Estado Islámico, según un comandante iraquí...

Las fuerzas iraquíes se adentraron el sábado en el oeste de Mosul en medio de la fuerte resistencia de los atrincherados combatientes del grupo extremista Estado Islámico, según un comandante iraquí en el terreno.

Cientos de civiles salían a pie de la ciudad luego de los avances, pero la gran mayoría de las 750.000 personas que se cree aún están en el oeste de la urbe siguen atrapadas y dicen que hay un deterioro en las condiciones humanitarias y de seguridad.

Las tropas "se mueven muy lentamente" y los combatientes de la milicia radical han recurrido a coches bomba, francotiradores y decenas de drones armados, explicó el teniente general de las fuerzas especiales Abdul-Wahab al-Saadi.

Los drones causaron relativamente pocas muertes pero sí decenas de heridos leves, lo que alteró el ritmo de las operaciones por tierra, agregó.

Al-Saadi dijo esperar que se acelere la ofensiva militar después de que las fuerzas iraquíes retomaron territorios e infraestructuras en el extremo suroccidental de Mosul, lo que les permitirá acortar las líneas de suministro y conectarse con las fuerzas presentes en el este de la ciudad.

En los límites de una pequeña localidad al sur de Mosul, decenas de familias se congregaron junto a un muro de bloques de concreto. Mucho dijeron proceder de pueblos de las afueras, pero precisaron que hace más de cuatro meses fueron obligados a entrar en la ciudad para servir como escudos humanos.

"Hemos pasado momentos terribles", afirmó Juri Fathi, madre de seis hijos y quien se vio obligada a vivir en una escuela de Mosul durante tres meses. "Tuve que quemar la ropa de mis hijos para calentarnos".

Las fuerzas del gobierno cotejaban la identidad de los hombres con las bases de datos de supuestos miembros de la milicia radical, y dos prisioneros fueron separados de la multitud hacia un edificio abandonado.

"Los trajimos directamente del interior de Mosul", dijo un soldado de las fuerzas especiales iraquíes desde el interior de un Humvee que trasladó a los detenidos. "Nos estaban disparando, los vi con mis propios ojos", agregó el soldado, que habló bajo condición de anonimato en cumplimiento con las normas militares.

En enero, las fuerzas iraquíes declararon el este de Mosul "completamente liberado" de la presencia del grupo Estado Islámico tras una ofensiva para recuperar la ciudad que comenzó en octubre.