Fuerzas iraquíes avanzan sobre el oeste de Mosul

Fuerzas iraquíes entraron el viernes en el primer barrio en la mitad occidental de Mosul y tomaron pleno control del aeropuerto de la ciudad, tras duros combates con milicianos del grupo extremista...

Fuerzas iraquíes entraron el viernes en el primer barrio en la mitad occidental de Mosul y tomaron pleno control del aeropuerto de la ciudad, tras duros combates con milicianos del grupo extremista Estado Islámico, según dijeron funcionarios iraquíes.

Los avances eran los primeros movimientos clave en esta fase de la campaña, iniciada hace seis días, para expulsar a los combatientes de la milicia radical de la mitad oeste de Mosul, el último bastión urbano de los extremistas en Irak.

La ofensiva de las fuerzas iraquíes sobre el barrio de Mamun se vio seguida de enconados combates con los milicianos, indicó un miembro de las fuerzas especiales sobre el terreno que pidió mantener en el anonimato en línea con las regulaciones.

Un equipo de Associated Press cerca del frente vio al menos a cuatro miembros heridos de las fuerzas especiales y los cuerpos de tres soldados, lo que apuntaría a combates más intensos que los del día anterior. El ejército iraquí no proporciona información sobre bajas.

Antes el viernes, el general de brigada Yahya Rasool, portavoz del Comando Militar Conjunto de la Operación, dijo que las fuerzas del gobierno también habían retomado una amplia base militar contigua al aeropuerto.

Los avances se produjeron al día siguiente de que las fuerzas especiales se sumaran a la batalla. Tanto la gran base militar Ghazlani como el aeropuerto serán cruciales en las siguientes fases de la batalla y servirán como base de operaciones para las consiguientes ofensivas hacia el oeste de Mosul, una ciudad dividida en dos mitades por el río Tigris.

Las autoridades iraquíes declararon en enero que la mitad oriental de Mosul estaba "totalmente liberada" tres meses después de emprender la difícil tarea para reconquistar Mosul, la segunda ciudad más grande del país.

Las fuerzas especiales iraquíes se sumaron el jueves a la policía federal y a las unidades de respuesta rápida, mientras que las Fuerzas de Movilización Popular, que agrupan a milicias chiíes autorizadas por el gobierno, aseguraban las principales carreteras al oeste de Mosul, cortando en gran parte el contacto entre la ciudad y el territorio que controla el grupo EI en Siria.

Naciones Unidas estima que unos 750.000 civiles están atrapados en el oeste de Mosul. Las cifras iniciales de desplazados desde el oeste de Mosul han sido bajas, pero las tropas iraquíes aún no se han abierto paso en los populosos barrios de la ciudad.

Se espera que la batalla por el oeste de Mosul sea la parte más difícil de la campaña. La mitad occidental de la ciudad tiene más población, así como barrios más antiguos con calles estrellas que probablemente complicarán el ya de por sí complejo combate urbano.

___

La periodista de Associated Press Andrea Rosa al sur de Mosul, en Irak, contribuyó a este despacho.