Malasia: Personal de embajada norcoreana debe colaborar

Investigadores en Malasia quieren interrogar a un funcionario de la embajada norcoreana acerca de la muerte del hermanastro exiliado del líder de Corea del Norte. El jefe de policía malayo dijo el...

Investigadores en Malasia quieren interrogar a un funcionario de la embajada norcoreana acerca de la muerte del hermanastro exiliado del líder de Corea del Norte. El jefe de policía malayo dijo el jueves que el diplomático debe colaborar si no tiene nada que ocultar aunque posea inmunidad.

El inspector general de policía Khalid Abu Bakar añadió que ya pidieron a la Interpol que emita un alerta para cuatro norcoreanos que salieron del país el 13 de febrero, el mismo día que Kim Jong Nam fue atacado por dos mujeres cuando aguardaba un vuelo en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

Se cree que los cuatro regresaron a Corea del Norte, pero la policía también quiere interrogar a tres personas que permanecen en Malasia, entre ellas Hyon Kwang Song, segundo secretario de la embajada.

"El funcionario extranjero tiene inmunidad, por eso debemos seguir el protocolo", dijo Khalid a la prensa. "Si no tienes nada que ocultar, no tienes nada que temer. Debes cooperar".

Khalid reconoció que Malasia no podrá interrogar a Hyon si la embajada se atiene a la inmunidad.

Mientras, en Corea del Norte, la prensa estatal mencionó el caso por primera vez, al sostener que la investigación malaya estaba llena de "huecos y contradicciones", sin reconocer que la víctima era Nam.

El informe de la agencia KCNA repitió declaraciones del embajador norcoreano en Kuala Lumpur, pero el hecho de haber publicado la noticia en el país, siquiera de manera fragmentaria, podría ser una señal de que le preocupan las conjeturas internacionales de que Pyongyang envió a un equipo de asesinos a eliminar al hermanastro de Kim Jong Un.

De acuerdo con la crónica de KCNA, Malasia dijo inicialmente que el hombre sufrió un ataque cardíaco, pero que Corea del Sur "armó un escándalo" y conspiró para acusar a Pyongyang del asesinato. "La mayor responsabilidad de su muerte recae sobre Malasia", dice el informe.

Malasia dijo el martes que no había señales de un ataque cardíaco, pero aún no ha terminado la autopsia.

La policía ha dicho que las dos agresoras frotaron un líquido en la cara de Nam para luego alejarse y lavarse las manos. Nam pidió ayuda a personal del aeropuerto, pero murió camino del hospital.