Negociaciones de paz para Siria, faltas de sustancia

Los bandos opuestos de Siria se vieron el jueves cara a cara por primera vez en tres años en una reunión mediada por las Naciones Unidas, y el enviado de la ONU para Siria dijo que existía una...

Los bandos opuestos de Siria se vieron el jueves cara a cara por primera vez en tres años en una reunión mediada por las Naciones Unidas, y el enviado de la ONU para Siria dijo que existía una oportunidad histórica para terminar el conflicto que ha dejado cientos de miles de muertos, desplazado a millones y fomentado una lucha de poder de parte de potencias extranjeras.

En una ceremonia rica en simbolismo, Staffan de Mistura juntó a enviados del gobierno y la oposición para un nuevo intento de la ONU de generar rápidamente un proceso para detener el sufrimiento de millones de sirios, luego de casi seis años de guerra.

"Todo el pueblo sirio quiere poner fin a este conflicto y todos ustedes lo saben", dijo en un salón de reuniones de la ONU, dirigiéndose a los bandos en guerra. "Ellos están esperando ayuda para dejar de sufrir, y el sueño de un sendero por donde puedan salir de esta pesadilla hacia un futuro real y normal con dignidad".

De Mistura notó la presencia de diplomáticos del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, que reúne a potencias regionales y mundiales y está dirigido por Estados Unidos y Rusia. Pero Washington ha estado bajo cambios políticos constantes y De Mistura ha dicho que existe incertidumbre sobre la estrategia que el gobierno del presidente Donald Trump tomará sobre Siria.

También el jueves, el presidente ruso Vladimir Putin —quizás el negociador internacional más poderoso en el conflicto de Siria— dijo tener esperanzas de que se logre un acuerdo político y agregó que ayudaría a derrotar el "mal del terrorismo". El grupo Estado Islámico y otro grupo terrorista, Fatah al-Sham, una facción de Al Qaeda en Siria, han sido excluidos de las negociaciones en Ginebra.

Un cese de fuego mediado por Rusia, cuya fuerza aérea ha ayudado a las fuerzas del presidente sirio Bashar Assad a retomar control de territorios claves, y por Turquía, que respalda a los rebeldes apoyados por Occidente, es el fondo de las negociaciones en Ginebra. Pero la tregua es quebrantada todos los días.

Vencer la falta de confianza entre las dos delegaciones es un primer obstáculo, dijo De Mistura a reporteros, diciendo que no espera milagros. También reconoció que hay "trabajo por hacer" para unir a la oposición fragmentada.

De Mistura agregó que el viernes planea tener conversaciones con cada lado por separado, para tratar de establecer un plan que podría conllevar a los temas de interés para el Consejo de Seguridad de la ONU: gobernanza, una nueva constitución y elecciones.

___

Los reporteros de The Associated Press Philip Issa y Sarah El Deeb contribuyeron a este despacho desde Beirut.