Bolivia: policía y cocaleros se enfrentan por proyecto ley

Cocaleros de Bolivia que exigen incrementar sus cultivos se enfrentaron el martes con la policía en el cuarto día de protestas callejeras en La Paz por el rechazo del gobierno de Evo Morales a su...

Cocaleros de Bolivia que exigen incrementar sus cultivos se enfrentaron el martes con la policía en el cuarto día de protestas callejeras en La Paz por el rechazo del gobierno de Evo Morales a su pedido.

La policía dispersó a los manifestantes con gas lacrimógeno y detuvo a más de un centenar de cultivadores que marcharon para exigir la liberación de sus compañeros, que fueron detenidos en la víspera.

Los cocaleros de Yungas, región al norte de La Paz donde se produce coca, se oponen a la propuesta para legalizar ese cultivo en el Chapare, reducto de Morales, y exigen un incremento de los sembradíos de su región.

"Ellos quieren un libre cultivo y no puede ser así", dijo el ministro de Gobierno, Carlos Romero, después de llamar a deponer la protesta y acudir a dialogar.

Los choques iniciaron en la víspera cuando la policía intervino una vigilia de tres días que dejó 43 detenidos.

La mañana del martes, la policía comenzó a arrojar gases lacrimógenos para disipar la manifestación, lo que generó una reacción de los cocaleros que respondieron con piedras y provocaron destrozos.

"Este gobierno que fue nuestro aliado ahora nos trata mal, nos gasifica, nos trata como enemigos", dijo el vicepresidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca, Gregorio Chamizo, que representa a la zona de los Yungas.

"Nosotros no queremos que se apruebe esta ley, que solo favorece al Chapare", agregó.

La iniciativa reconoce dos regiones productoras de coca: los Yungas, al norte de La Paz, y Chapare, en el centro de la región de Cochabamba y bastión de Morales. La ley actual sólo reconoce a los Yungas como área tradicional.

De aprobarse el proyecto se permitirían 13.000 hectáreas de cultivo legal de coca para los Yungas, 1.000 más de lo que actualmente se permite, y 7.000 para el Chapare. Los productores de los Yungas presentaron un proyecto en el que reclamaron 24.000 hectáreas.