Iron Maiden ha cumplido con las expectativas de los miles de seguidores congregados en el concierto de este martes por la noche en el Foro Sol de la Ciudad de México, donde los maestros del metal encendieron rápidamente los ánimos del público con Moonchild, primer tema de la velada con la que el vocalista Bruce Dickinson apareció con un sombrero de charro.

Previo a su espectáculo, la gente pudo deleitarse con cortes de la banda sueca Ghost.

"¡Hola México!, ¿cómo están esta noche? Finalmente estamos aquí, mi ropa fue robada, pero dije: ?¡vamos a México!, no los vamos a decepcionar?", afirmó Papa Emeritus, vocalista de Ghost, quien protagonizó un show de heavy metal un poco excéntrico, pues él portaba un maquillaje de calavera, mientras que sus compañeros tocaban los instrumentos con una túnica negra.

Los segundos teloneros fueron los integrantes de Slayer, que le rindieron un homenaje a su ex compañero Jeff Hanneman, fallecido este año; ellos interpretaron 10 rolas, entre ellas Mandatory suicide, South of heaven y Angel of death.

'Can I Play With Madness'

Aunque en principio se percibía poca gente en el recinto, esto cambió totalmente cuando le tocó su turno a Iron Maiden, que dijo en español: "Hola México".

Han respondido al llamado de la Bestia, hay 50 mil personas aquíTras interpretar Can I play with Madness, el vocalista exigió a sus fanáticos que gritaran, lo cual obedecieron automáticamente.

The prisioner, Two minutes to midnight y Afraid to shoot strangers" fueron de los primeros cortes que hicieron sonar durante la velada metalera.

"Hola Ciudad de México, han respondido al llamado de la bestia, hay 50 mil personas aquí, con toda la lluvia no van a detenerse. Gracias por venir, pasaremos una excelente noche", exclamó el cantante.

Sale Eddie al escenario

El siguiente corte que ejecutó la banda fundada en 1975 fue The trooper, con la que su líder ondeó una bandera británica.

En The number of the beast apareció su mascota Eddie sentada en el escenario; la muchedumbre no dejó de gritar el nombre del grupo y de saltar innumerables veces.

The phantom of the opera fue una de las más aclamadas, pero en Run to the hill el éxtasis aumentó cuando volvió a aparecer Eddie, esta vez vestido de soldado, recorriendo toda la tarima, mientras los espectadores alzaban su puño.

La voz de Churchill

Después de una rápida salida en falso, regresaron con Aces high, pero previamente mostraron imágenes de la Segunda Guerra Mundial, con la voz en off de Winston Churchill.

Para terminar su espectáculo cantaron The evil that men do yRunning free, las cuales fueron coreadas por todos sus fans; finalmente se despidieron con un: "¡Gracias¡, ¡Buenas noches México, los amamos!".