Un supuesto cazador furtivo mató este martes a cuatro personas tres policías y un sanitario en una zona rural del Estado federado de Baja Austria, según medios locales.

Una patrulla de las fuerzas especiales de la Policía, que participaba en una operación contra la caza furtiva, dio el alto a primera hora de la mañana al vehículo en el que viajaba el presunto agresor, buscado por las autoridades desde hace tiempo.

El cazador disparó contra los dos agentes y alcanzó mortalmente a uno de ellos. Posteriormente, volvió a abrir fuego contra la ambulancia que acudió a atender al herido, matando al conductor e hiriendo a otro policía más.

Tras huir a pie, el cazador se encontró con otros dos agentes, mató a uno, secuestró al otro Tras huir a pie, el cazador se encontró con otros dos agentes, mató a uno, secuestró al otro y empleó un coche patrulla para huir hasta su granja, donde se atrincheró, informaron fuentes policiales citadas por la radiotelevisión austríaca ORF.

Horas más tardes, la Policía localizó el cadáver de este último agente secuestrado, que se pensaba que se encontraba en la granja. Un fuerte despliegue policial, en el que participan unos cien agentes y al menos tres vehículos blindados, participa en el sitio de la granja, desde donde el agresor ha disparado en varias ocasiones.

Según la Policía, el cazador furtivo estaba fuertemente armado y dispone de munición en abundancia. Todos los intentos de contactar con él por teléfono han fracasado hasta ahora. Durante parte de la mañana, la Policía difundió pocos datos sobre el caso y el Ministerio del Interior incluso pidió a los medios que fueran cautelosos a la hora de informar sobre el suceso, para no poner en peligro la vida del rehén.