El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha decretado cuatro días de luto por el tiroteo ocurrido este lunes en las instalaciones de la Marina estadounidense en Washington DC, donde fallecieron al menos 13 personas, entre ellas el presunto autor de la matanza.

Obama decretó que las banderas ondeen a media asta en todos los edificios y lugares públicos, así como en las bases militares y navales, junto a embajadas, consulados y resto de legaciones diplomáticas hasta el atardecer del próximo día 20.

Además, el presidente de Estados Unidoscondenó este lunes el tiroteo cometido en las instalaciones del Mando de Sistemas Navales, en Washington DC, que calificó como "un cobarde acto", y pidió que sus autores sean llevados ante la Justicia.

Ésta es otra matanza. Ahora vemos los peligros aquí"No conocemos todavía todos los hechos", afirmó Obama al comenzar una comparecencia ante los medios, que había sido convocada para hacer balance de la marcha de la economía estadounidense.

"Sabemos que numerosas personas resultaron heridas y algunas han muerto", añadió. "Ésta es otra matanza. Todos conocemos los peligros del servicio en ultramar, pero ahora vemos los peligros aquí", lamentó el presidente de Estados Unidos.

Patriotas estadounidenses

Obama dijo que el acto dice que la agresión le costó la vida de varios patriotas estadounidenses.

Cualquiera que llevara a cabo este acto cobarde será declarado responsableObama se comprometió a asegurarse de que "cualquiera que llevara a cabo este acto cobarde será declarado responsable".

El mandatario dijo que las víctimas eran "estadounidenses valientes" que conocían de los riesgos de trabajar en otros países, pero que nunca hubieran esperado esa "inimaginable violencia" en Estados Unidos.

La Casa Blanca dijo que el presidente ha estado recibiendo informes frecuentes sobre la situación en desarrollo por parte de sus asesores principales.