Guatemala: audiencia para enviar a juicio a expresidente

Tras casi dos años del inicio de una investigación que provocó que el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina dejara su cargo, arrancó una audiencia en la que se decidirá si él y su...

Tras casi dos años del inicio de una investigación que provocó que el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina dejara su cargo, arrancó una audiencia en la que se decidirá si él y su exvicepresidenta Roxana Baldetti serán juzgados por actos de corrupción.

El inicio de un posible juicio se ha demorado debido a que Pérez Molina es procesado junto a más de 30 personas y el proceso ha estado plagado de recursos legales que han impedido cumplir con los plazos que establece la ley.

En la audiencia del lunes, los acusados aparecieron con grilletes y junto a sus abogados solicitaron al juez Miguel Ángel Gálvez que se retire del caso. Según la defensa de Pérez Molina, Gálvez ha emitido una opinión sobre el proceso y esto podría afectar la presunción de inocencia del acusado.

Por su parte, el fiscal Juan Francisco Sandoval explicó ante el juez cómo se detectó la estructura de corrupción del caso La Línea, que llevó a Pérez Molina y a otros integrantes del gobierno a renunciar y estaba constituida por particulares y funcionarios públicos que recibieron sobornos de empresarios para evadir impuestos.

"Existe la probabilidad de que el señor Otto Fernando Pérez Molina e Ingrid Roxana Baldetti Elías tuvieran conocimientos y realizaran gestiones y obtuvieran los mayores beneficios de la organización, como producto de ser los cabecillas de la misma", dijo Sandoval al iniciar la audiencia.

La fiscalía presentó varios audios de las llamadas telefónicas interceptadas entre integrantes de la estructura, que entre otras cosas se comunicaban para planear la repartición del dinero recaudado y la coordinación para colocar personal a fin de facilitar los sobornos.

Pérez Molina dejó la presidencia en septiembre de 2015 tras varias protestas pacíficas con las que la sociedad guatemalteca exigía su salida. Tras su renuncia fue detenido para enfrentar a la justicia y junto con Baldetti encara varias acusaciones de corrupción.