Elecciones Ecuador: el panorama mediático tras los comicios

Tras una década de tensión, diferencias, juicios y sanciones económicas a ciertos medios de comunicación y periodistas por parte del gobierno del presidente Rafael Correa, las elecciones del 19 de...

Tras una década de tensión, diferencias, juicios y sanciones económicas a ciertos medios de comunicación y periodistas por parte del gobierno del presidente Rafael Correa, las elecciones del 19 de febrero podrían generar un cambio.

Esto incluso ha sido anticipado por el candidato oficialista Lenin Moreno, que está al frente de las preferencias electorales con un apoyo de 28% a 35%. En declaraciones recientes, dijo que en Ecuador se respira libertad y la gente puede decir lo que quiera, "sin embargo, creo que a la libertad hay que estirarla muchísimo más todavía".

Correa ha gobernado Ecuador por más de diez años y desde el inicio ha mantenido una relación tensa con los medios, a quienes ha demandado judicialmente y endilgado una serie de adjetivos para descalificarlos y acusarlos de ser parte de la oposición.

A través de una ley de comunicación, el gobierno ha sancionado administrativa y económicamente —entre 2008 y finales de enero de este año— a un total de 477 medios de comunicación y periodistas de todo el país, de acuerdo con estadísticas de la organización Fundamedios, que verifica la vigencia de la libertad de expresión en Ecuador.

Entre los casos más representativos de sanciones por parte del gobierno actual, están el juicio que Correa ganó al diario El Universo —que fue condenado al pago de 47 millones de dólares— y la demanda de 2 millones que ganó a los periodistas Juan Carlos Calderón y Christian Zurita. En ambos casos, Correa se negó a cobrar a última hora.

En el informe anual de Freedom House —organismo con sede en México que promociona la democracia, la libertad política y los derechos humanos— destacó el retroceso de Ecuador en cuanto a libertades. Según el documento, el régimen de Correa mantiene "medidas de represión contra la oposición política, periodistas críticos, manifestantes y ONGs (que) han llevado a un declive constante (de libertades) durante su mandato".

En las próximas elecciones, el rival más cercano en las encuestas del oficialismo es el exbanquero de derecha Guillermo Lasso, quien dijo a The Associated Press que los medios no tienen por qué ser castigados o perseguidos, y afirmó que "la prensa debe ser libre para investigar y denunciar... El mejor aliado de un gobierno honesto es una prensa libre. En nuestro gobierno, a diferencia del actual, vamos a respetar y a escuchar su trabajo". Lasso tiene un apoyo del 22% de intención de voto.

En los comicios también estarán postulantes como la derechista Cynthia Viteri, en tercer lugar con 11%, y el exalcalde de Quito, Paco Moncayo, con 8%. Además habrá otros cuatro candidatos que tienen 4% o menos en las encuestas. Viteri se sumó a los buenos deseos de mejorar la relación con la prensa durante su campaña y dijo que, de resultar vencedora, daría "total apertura, respeto, transparencia y acceso a la información para medios de comunicación y periodistas".

César Ricaurte, director de Fundamedios, dijo a la AP que se han producido "más de 2.000 agresiones contra la prensa en estos diez años. Eso es un número altísimo y lo más grave es que ninguna de esas agresiones ha sido investigada y menos condenada. Quiere decir que las agresiones contra periodistas en Ecuador disfrutan de impunidad absoluta". Añadió que esperan que mejore la situación con el siguiente presidente y "que exista una mejor predisposición al diálogo, a crear un clima mucho más favorable para la libertad de expresión".

A pesar del acoso a los medios, el trabajo periodístico ha revelado una serie de actos de corrupción de funcionarios del gobierno, siendo el más paradigmático el gigantesco escándalo de corrupción que involucraba al exministro de Energía, Carlos Pareja, y decenas de funcionarios públicos y privados con cifras iniciales de sobornos por 12 millones de dólares.

En declaraciones a la AP, el periodista Juan Carlos Calderón se mostró práctico y escéptico: "en el fondo no debemos esperar nada de nadie, sino de nuestro trabajo". Sin embargo, destacó que la salida de Correa del poder implicaría un cambio "porque ha sido uno de los personajes qué más daño ha tratado de causar a la prensa independiente desde lo público, desde el poder".

El mandatario ecuatoriano terminará su gestión el 24 de mayo.