Drogas
Golpe al narcotráfico. Imagen de archivo. Eduardo Jaramillo / NOTIMEX

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no otorgó este viernes la certificación a la lucha antidrogas de Bolivia, Birmania y Venezuela, aunque decidió dispensar a los dos últimos países de la posible imposición de sanciones.

Se mantuvo sin cambios el número de países incluidos este año De manera similar, el gobierno de Estados Unidos mantuvo sin cambio el número de países incluidos este año en la lista de los mayores productores o de tránsito de drogas para la evaluación de 2014, que el gobierno debe turnar al Congreso.

En total, fueron 22 países de América Latina, Asia y Medio Oriente incluidos por Estados Unidos en dicho listado.

Obama indicó en un memorando enviado al secretario de Estado, John Kerry, que la inclusión de estos países en la lista "no es necesariamente un reflejo adverso de sus esfuerzos antidrogas o el nivel de cooperación con Estados Unidos".

La lista la integran Afganistán, Bahamas, Belice, Birmania, Bolivia, Haití, El Salvador, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Perú, Guatemala, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Paquistán, Panamá y Venezuela.

Respecto a Bolivia, Birmania y Venezuela, Obama dijo que estos países fallaron en demostrar en los pasados 12 meses que hicieron sustanciales esfuerzos para observar sus obligaciones bajo los acuerdos internacionales antinarcóticos.

No obstante, determinó otorgar una dispensa a Birmania y Venezuela luego de concluir que el apoyo a los programas de ayuda antidrogas para esos dos países "es vital para los intereses nacionales de Estados Unidos".

Preocupados por el Caribe

Obama sostuvo que la actividad criminal de las organizaciones del narcotráfico en el Caribe constituye un tema de "profunda preocupación" debido al incremento de 4.0 por ciento en los flujos de drogas hacia Estados Unidos entre 2011 y 2012.

Por lo que toca a América Central, el mandatario mencionó los avances logrados para reducir los índices de criminalidad a través de la Iniciativa de Seguridad Regional de Centroamérica (CARSI), financiada por Estados Unidos.

Obama consideró que la zona constituye un foco crítico debido a que "nuestros análisis estiman que 90 por ciento de las drogas ilegales provenientes de Sudamérica con destino a Estados Unidos pasan a través de los siete países centroamericanos y corredores de México".