Chile: hay recursos para enfrentar crisis por incendios

El gobierno chileno afirmó el miércoles que dispone de recursos para enfrentar el desastre ocasionado por los gigantescos incendios forestales que aún no han sido sofocados en regiones del centro sur...

El gobierno chileno afirmó el miércoles que dispone de recursos para enfrentar el desastre ocasionado por los gigantescos incendios forestales que aún no han sido sofocados en regiones del centro sur del país.

La presidenta Michelle Bachelet, luego de reunirse temprano con varios de sus ministros, aseguró que hay dinero para enfrentar la emergencia y ayudar a los damnificados con una variedad de subsidios, aunque no entró en detalles.

Su ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, declaró poco después a radio ADN que "es pronto para saber el impacto macroeconómico de esto, pero sin duda vamos a tener ciertos efectos que vamos a amortiguar con las distintas líneas de ayuda". Añadió que "tenemos recursos de sobra para atacar la dimensión de este problema".

El gobierno intenta calmar temores y despejar interrogantes sobre el impacto y la capacidad para responder al que ha sido considerado como el peor desastre forestal en la historia del país, que a la fecha cobró la vida de 11 personas.

Según la Corporación Nacional Forestal (CONAF), los siniestros han arrasado 576.245 hectáreas en el período de incendios boscosos que inició el 1 de julio de 2016 y que concluye el 30 de junio de este año. El principal daño, unas 366.000 hectáreas, fueron consumidas a partir del 15 de enero último, según esa entidad.

Mientras tanto, seguían las labores de millares de brigadistas, bomberos y de los pobladores afectados para sofocar los incendios, ayudados por aviones cisternas de Estados Unidos, Rusia y Brasil.

Centenares de pobladores se amanecieron el miércoles en las cercanías de la comuna de Navidad, 157 kilómetros al sur de Santiago, para evitar que las llamas alcancen sus viviendas, mientras unos pocos se auto imponen un virtual estado de sitio con toque de queda incluido para cuidar lo poco que salvaron de las llamas o lo que les han donado.

Una persona que se identificó como Juan aseguró a radio Cooperativa que en su poblado persiguieron a un individuo que se acercaba a una vivienda sin luz. "Salieron con una camioneta persiguiendo al tipo (sujeto), con una escopeta que tenían". Otro añadió que se impusieron un toque de queda a las 22.00 horas.

El general Javier Iturriaga, jefe de la zona de catástrofe en la Región del Maule, señaló que se enteraron de la situación y "nosotros junto con patrullar, vamos a coordinar esto".

Las labores del miércoles empezaron con el lanzamiento combinado de 115.000 litros de agua lanzados por un súper avión cisterna estadounidense y el tanquero ruso Ylyushion sobre áreas de la comuna de Navidad, cercana a Santiago, en donde la madrugada del miércoles fueron arrasadas por el fuego 16 viviendas y una capilla. A media tarde del miércoles, varios focos fueron alimentados por el viento, llevando las lenguas de fuego cerca de la carretera.

Sergio Zarzar, alcalde de Chillán —400 kilómetros al sur de la capital chilena— explicó que una localidad afectada en su comuna mantiene focos encendidos que amenazaban con cruzar un río y acercarse a zonas urbanas. Esta situación se repite en decenas de localidades del centro sur chileno.

En lo que fue una sorpresa para un brigadista de CONAF, mientras combatía un incendio cerca de Constitución, 360 kilómetros al sur, encontró lo que finalmente fueron 2.100 plantas de marihuana que no fueron tocadas por el fuego, confirmó la policía a la AP.

De acuerdo con el gobierno chileno, hay 1.049 albergados, 3.810 damnificados y 1.103 viviendas destruidas. Las cifras son preliminares porque centenares de personas prefieren quedarse junto a los restos de sus casas o con familiares. El alcalde Zarzar dijo que un número indeterminado de personas vive entre cerros, en bosques y quebradas.

"A veces no sabemos ni siquiera nosotros que hay gente entre los cerros", señaló.