Rusia y EU fijarán fecha para una conferencia de paz de Siria

  • Kerry y Lavrov fijarán a fin de mes la fecha de conferencia de paz siempre y cuando se logre un acuerdo sobre la entrega de las armas químicas de Siria.
  • "Las partes beligerantes en Siria deben negociar la constitución de un órgano de gobierno transitorio", aseguró Kerry.
  • Siria dice que se adherirá al tratado internacional contra las armas químicas, y sólo quedarían fuera seis países, incluidos Israel, Egipto y Corea del Norte.

Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos y de Rusia se reunieron este viernes con el mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, con quien acordaron volver a entrevistarse el próximo día 28 y fijar entonces una fecha para celebrar la conferencia de paz para Siria.

El secretario de Estado de EU, John Kerry, y el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, negocian este viernes por segundo día en Ginebra la manera de poner bajo control internacional el arsenal de armas químicas de Siria.

Antes de reanudar sus conversaciones, Lavrov y Kerry sostuvieron un encuentro de hora y media con Brahimi para hablar sobre la continuación del proceso diplomático que comenzó hace quince meses para poner fin a la guerra civil en Siria, que ha causado el mayor coste humano que cualquier otro conflicto reciente.

La reunión en la que se decidirá la fecha de la conferencia de paz tendrá lugar en Nueva York, al margen de la Asamblea General de la ONU, a la que Kerry y Lavrov asistirán.

Ambos estamos preocupados por el aumento de la espiral de destrucción en Siria  Sin embargo, el secretario de Estados Unidos adelantó que las perspectivas de esa conferencia -en la que se centran todos los esfuerzos de Brahimi y que es vista como la única alternativa para alcanzar una salida negociada del conflicto- dependerán de que el encuentro de este viernes sobre armas químicas concluya de forma satisfactoria.

"Hemos discutido sobre el trabajo que cada uno tiene que hacer" en favor de que se concrete la conferencia de paz, en la que las partes beligerantes en Siria deben negociar la constitución de un órgano de gobierno transitorio, con todos los poderes ejecutivos y en el que deberá haber representantes de ambos lados. Kerry aseguró estar "profundamente comprometido con una solución negociada" y añadió que "pensamos que Rusia también lo está (comprometida en ese sentido)".

"Ambos estamos muy preocupados por el aumento de la espiral de destrucción en Siria. Las dos partes (beligerantes) están provocando cada vez más refugiados y más catástrofe humanitaria", lamentó Kerry.

Sin embargo, Kerry y Lavrov recordaron que la principal razón de su presencia en Ginebra es discutir sobre como retirar y destruir las armas químicas que posee el régimen sirio, sobre todo tras la petición presentada ayer mismo por el Gobierno de Bachar Al Asad de incorporarse a la Convención Internacional sobre Armas Químicas.

"Tenemos que implicar a nuestros expertos en armas químicas, a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas y a la ONU para que juntos establezcan cómo resolver esta cuestión (de las armas químicas sirias), rápida y profesionalmente".

Tratado contra armas químicas

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el Gobierno chino han aplaudido este viernes el anuncio formulado por Siria de adherirse al tratado internacional contra el uso de armas químicas.

"Creo que deberíamos aplaudir esta decisión", declaró Putin en el transcurso de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai. "Me parece un paso importante hacia la resolución de la crisis siria, y confirma la seriedad de nuestros aliados sirios a la hora de seguir este camino", añadió.

Poco después, un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de China se sumaba al beneplácito expresado por Putin.

La adhesión a la Convención sobre Armas Químicas por parte de Siria se produce mientras la comunidad internacional debate una propuesta rusa para que Damasco ponga bajo supervisión internacional todo su arsenal químico, de cara a su futura destrucción. El régimen sirio ha aceptado dicha oferta, pero Washington exige garantías de su cumplimiento.

Siria asegura que ha entregado la documentación pertinente para su adhesión al tratado, por lo que sería, desde esta semana, miembro "de facto" de la Convención. Una vez ratificado, Siria pasaría a formar parte de un pacto del que solo quedarían fuera seis países, entre ellos Egipto, Israel y Corea del Norte.