Una pareja que se casó en un carro alegórico, un soldado que se reunió de sorpresa con su familia y una gran mariscal famosa por sus investigaciones con chimpancés fueron el martes algunos de los atractivos de la 124 edición del Desfile de las Rosas que tuvo lugar en Pasadena (California).

Según las reglas, los carros deben estar cubiertos de flores o material vegetal Los 42 carros alegóricos espectaculares hicieron brillar la mañana nublada de Año Nuevo y levantaron el espíritu de los 700.000 espectadores reunidos a lo largo de los 8 kilómetros (5millas) por los que pasó el desfile.

El desfile también tuvo la participación de 23 bandas y 21 unidades ecuestres de todo el mundo. La banda El Salvador, con más de 200 integrantes, interpretó ritmos bailables y rindió homenaje a su país vistiéndose de blanco y azul, sus colores nacionales. La banda Aguiluchos de Puebla, México, recibió ovaciones por sus acrobacias charras con cuerdas y lució trajes típicos mexicanos al son de "El sinaloense".

También hubo bailarines con trajes coloridos de Costa Rica y Corea del Sur. "La única manera de vivir el Desfile de las Rosas es estar aquí en persona", dijo una espectadora.

El público ovacionó cuando el sargento Eric Pazz, quien iba en el carro alegórico de Natural Balance Pet Foods junto con otros militares, se bajó del carro y se acercó a su incrédula esposa Miriam y a su hijo Eric de 4 años, quien corrió a los brazos de su padre. A Miriam Pazz le dijeron que había ganado un concurso para asistir al desfile y no sabía que su esposo, quien rinde servicio en Afganistán, iba a estar ahí. 

El público también festejó a la pareja de Chesapeake, Virginia, que se casó a bordo del carro Love Float de Farmers Insurance. Gerald Sapienza y Nicole Angelillo eran compañeros en la secundaria y se volvieron a encontrar 10 años después. Ganaron un concurso para casarse en el desfile imponiéndose sobre otras tres parejas de Estados Unidos. 

Un lugar mejor

El tema del desfile de este año era "¡Oh cuán lejos llegarás!", en honor al libro infantil homónimo de Dr. Seuss. Fue un tema adecuado para la gran mariscal del desfile, la primatóloga británica Jane Goodall, quien ha pasado gran parte de su vida en Tanzania estudiando chimpancés.

Goodall eligió la preservación como el mensaje el desfile. "Sueño con un día de Año Nuevo en el que todos piensen en los lugares a donde podemos llegar si todos trabajamos juntos y hacemos de nuestro mundo un lugar mejor", dijo Goodall, de 78 años.

Este año se incluyó el primer carro del Departamento de Defensa. El carro militar tuvo un costo de 247.000 dólares y es una réplica del monumento conmemorativo para los Veteranos de la Guerra de Corea en Washington. Según las reglas del desfile, cada centímetro de los carros debe estar cubierto de flores o material vegetal, la mayoría de los cuales son aplicados por voluntarios en las últimas semanas de diciembre.