Las autoridades griegas investigan las muertes de tres migrantes la semana pasada en un campo de refugiados de la isla de Lesbos, en el Egeo oriental.

Dos de los hombres, un ciudadano sirio y uno egipcio, aparecieron muertos en sus tiendas en el campo de Moria la semana pasada. Un tercer migrante, paquistaní, falleció también en su tienda el lunes.

Los primeros indicios sugirieron que se intoxicaron al inhalar los humos de las estufas que calientan el interior de las tiendas ante el mal tiempo.

El Ministerio de Inmigración de Grecia dijo el jueves que las autopsias no se han completado. El análisis completo post mortem no puede realizarse en Lesbos y se han enviado muestras de los cuerpos a Atenas.

Unos 5.000 refugiados y otros migrantes están atrapados en Lesbos desde el cierre de las fronteras en los Balcanes el año pasado y el pacto ente la Unión Europea y Turquía para controlar la inmigración.