Una solicitud de asilo puede rechazarse si la persona que pide protección tiene lazos con un grupo terrorista, indicó el martes el máximo tribunal europeo.

El caso afecta a Mostafa Lounani, un ciudadano marroquí que estuvo seis años en prisión en Bélgica por ayudar a falsificar documentos dentro de una red que enviaba yihadistas voluntarios a Irak.

Lounani solicitó asilo porque temía ser perseguido si se le enviaba a Marruecos por su condena de cárcel.

Sin embargo, la Corte Europea de Justicia determinó que incluso aunque alguien no haya cometido o apoyado actos terroristas se le puede denegar el asilo por haber ayudado a reclutar, organizar o equipar a combatientes extranjeros.

El tribunal determinó que Lounani dio apoyo logístico a un grupo con dimensión internacional, y que esos actos pueden justificar su exclusión del estatus de refugiado.