Un ataque a tiros al interior de una mezquita de la ciudad de Quebec dejó seis muertos, en un incidente que el primer ministro de Canadá Justin Trudeau describió como un acto de terrorismo contra los musulmanes.

La policía arrestó a dos hombres pero después dijo que sólo uno quedó detenido.

Más de 50 personas se encontraban en el Centro Cultural Islámico de Quebec cuando ocurrió la agresión el domingo en la noche.

Además de las víctimas fatales, cinco heridos se encontraban en condición crítica y 12 sufrieron heridas menores, dijo el lunes la portavoz del Centro Hospitalario de la Universidad de Quebec, Genevieve Dupuis. Los fallecidos tenían entre 35 y 65 años.

Trudeau y el primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, coincidieron en señalar lo ocurrido como un acto terrorista, que tuvo lugar en momentos de gran tensión en el mundo por la prohibición que impuso el presidente Donald Trump a la entrada de personas de varias naciones de mayoría musulmana.

Trudeau dijo en el Parlamento que las víctimas fueron agredidas sólo por su religión y afirmó de manera tajante a los más de un millón de musulmanes que viven en Canadá: "Estamos con ustedes".

"Treinta y seis millones de corazones están destrozados con los de ustedes", afirmó Trudeau. "Sepan que los valoramos".

La secretaria de tribunales de la ciudad de Quebec, Isabelle Ferland, identificó inicialmente a los detenidos como Alexandre Bissonnette y Mohamed el Khadir. La policía dijo después que uno de ellos sólo fue testigo pero no dijo cuál.

Uno de los sospechosos fue arrestado en el lugar y otro en su vehículo en un puente cerca de d'Orleans, desde donde llamó al 911 para decir que deseaba cooperar con la policía.

La policía descartó que haya más sospechosos implicados y no conjeturó sobre algún posible móvil.

Trump llamó por teléfono a Trudeau para manifestar sus condolencias al pueblo canadiense y ofrecerle toda la asistencia que pudiera ser necesitada.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que Estados Unidos "condena este ataque en los términos más enérgicos posibles. Es un terrible recordatorio de por qué debemos permanecer vigilantes y por qué el presidente ha adoptado medidas para actuar, en lugar de reaccionar en lo que toca a la seguridad y protección de nuestra nación".

Las víctimas fueron hombres de negocios, un profesor universitario y otros que asistían a las oraciones nocturnas, dijo Mohamed Labidi, vicepresidente de la mezquita.

"Es una gran tragedia para nosotros", afirmó Labidi entre lágrimas. "Nos agobia una tristeza que no podemos expresar". Dijo que las víctimas fueron baleadas por la espalda.

"La seguridad en nuestra mezquita era nuestra mayor preocupación", afirmó. "Sin embargo, nos tomaron desprevenidos".

Canadá ha acogido en lo general a inmigrantes y a todas las religiones, aunque en la provincia francófona de Quebec se ha recrudecido la controversia sobre la integración racial y religiosa.

El anterior gobierno separatista de la provincia propuso que se prohibieran atuendos religiosos, como el hijab, en instituciones públicas.

___

Gillies informó desde Toronto. El periodista de The Associated Press, Sean Farrell, en Montreal, contribuyó a este despacho