Siria advirtió el lunes que las zonas seguras para civiles —como las consideradas por el presidente estadounidense Donald Trump— se deben crear en coordinación con el gobierno sirio o de lo contrario podrían resultar peligrosas y violar la soberanía nacional.

Las declaraciones fueron formuladas por el canciller sirio Walid al-Moalem durante un encuentro con el director de la Alta Comisión de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, quien inició el lunes una visita a Siria.

El anuncio se produjo pocos días después de que el gobierno de Trump expresó su interés en la creación de esas zonas, lo que fue recibido con cautela por Rusia y Turquía, que han estado encabezando las gestiones para tratar de poner fin a la guerra civil que lleva ya seis años.

La idea de las zonas seguras, que fue promovida durante la campaña electoral tanto por Trump como por la candidata demócrata Hillary Clinton, fue descartada durante la presidencia de Barack Obama por temor a que los aviones estadounidenses terminen chocando con aviones rusos o sirios.

El reciente acercamiento entre Rusia y Turquía —que respalda a los rebeldes sirios y que ha enviado miles de efectivos a territorio sirio— podría facilitar la creación de tales zonas seguras, al igual que las promesas de Trump de enmendar las relaciones entre Washington y Moscú.

Sin embargo, según la agencia oficial de noticias SANA, tanto el ministerio de Relaciones Exteriores de Siria como la ACNUR coinciden en que la creación de las zonas seguras sin coordinación con el gobierno sirio sería "un acto peligroso que podría llevar a la violación de la soberanía nacional de Siria".

Al-Moalem exhortó a todos los sirios que han huido a regresar al país, prometiendo que el gobierno les brindará toda la ayuda que necesiten. No quedaba claro si era una referencia al decreto de Trump que prohíbe la entrada a Estados Unidos a ciudadanos de Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen.

___

Los periodistas de The Associated Press Albert Aji en Damasco y Vladimir Isachenkov en Moscú contribuyeron a este despacho