El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó mantener la promesa de su antecesor Barack Obama para reubicar a refugiados varados en Australia, a pesar del endurecimiento de la postura estadounidense respecto a la entrada de musulmanes al país, dijo el lunes el primer ministro australiano.

Durante una conversación telefónica de 25 minutos el domingo, Trump acordó aceptar un número no especificado de refugiados, como prometió el gobierno anterior en sus últimos meses en el poder, terminando con semanas de incertidumbre, señaló el primer ministro, Malcolm Turnbull.

"Agradezco al presidente Trump por su compromiso para honrar el acuerdo existente", dijo Turnbull a reporteros, sin aclarar cuántos podrían ser reubicados en Estados Unidos.

El gobierno de Obama había acordado aceptar a algunos de los casi 1.300 solicitantes de asilo que esperan en las naciones insulares de Nauru y Papúa Nueva Guinea. Otros 370 que viajaron a Australia para recibir tratamiento médico y se negaron a regresar a las islas también serían elegibles.

La mayoría de los solicitantes de asilo son musulmanes de Medio Oriente, África y Asia.

Australia se niega a reubicar a ningún refugiado que haya llegado en barco a partir del 19 de julio de 2013, cuando se anunció un endurecimiento en su política migratoria. Paga a Nauru y a Papúa Nueva Guinea para que los acojan y busca terceros países para que los reciban.

Pocos refugiados aceptaron las ofertas para quedarse en Papúa Nueva Guinea y Camboya porque la mayoría espera que Australia termine acogiéndolos.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos comenzaron a estudiar a los solicitantes de asolo en Nauru, y el ministro australiano de Inmigración, Peter Dutton, dijo el lunes que la revisión "podría tomar algún tiempo".