La decisión del presidente Donald Trump de prohibir la entrada de ciudadanos de Irak y otros seis países de mayoría musulmana provocó diversas reacciones en Mosul, donde soldados iraquíes ayudan a la coalición multinacional en la lucha contra el grupo que se hace llamar Estado Islámico.

Pero si bien muchos soldados iraquíes se expresaron asombrados por la noticia, otros la desestimaron y dijeron que más bien quizás es bueno que algo dificulte la emigración de gente educada de su país.

"Cuando él tomó esa decisión, nos hizo un gran daño", dijo el soldado iraquí Ali Latif, cuya unidad coopera estrechamente con la coalición en la lucha contra el EI en Mosul. "Me enteré de esa noticia, que están deteniendo a gente en aeropuertos, ¿por qué harían algo así?"

Entretanto, el comité de relaciones exteriores del parlamento iraquí le ha pedido que haga lo mismo con ciudadanos estadounidenses y les prohíba la entrada al país, dijo uno de sus integrantes, Hassan Shwerid.

El clérigo islámico Muqtada al-Sadr también se ha manifestado en contra de la orden, afirmando que como represalia todos los estadounidenses deben ser expulsados de Irak, según un comunicado de su despacho.

Latif dijo que ha perdido a seis camaradas en los casi cuatro meses desde que comenzó el operativo en Mosul. Vaticina que a largo plazo la medida no afectará el operativo, pero notó que ya hay leves fricciones con las fuerzas estadounidenses.

"Esta decisión nos hace sentir un poco mal", expresó.

Más adentro en Mosul, unos soldados iraquíes admitieron que no se habían enterado de la novedad.

"¿Ya no están dando visas a los iraquíes? ¿Es decir que ya no podemos entrar a Estados Unidos? ¿Por qué?", gritó un soldado que iba a bordo de un camión.

Otro soldado, que se identificó como Diar Al-Khair, dijo que era algo bueno porque "no queremos que nuestros médicos y profesores se vayan a otro país y lo hagan mejor que el nuestro".

___

Contribuyeron a esta nota los corresponsales de la Associated Press Karin Laub en Amán; y Qassim Abdul-Zahra y Sinan Salah en Bagdad.