Antes de morir, a pesar de estar herido mortalmente, un cura escribió a las autoridades pidiéndoles que no ejecuten a su asesino.

Steven Murray disparó y dejó gravemente herido al padre Rene Robert en un bosque en el estado de Georgia. Ahora las autoridades eclesiásticas locales están pidiendo a las autoridades que honren el pedido del religioso.

Los fiscales han pedido la pena capital contra Murray, quien había estado preso antes y había aceptado la oferta del cura de llevarlo en su auto en Jacksonville, Florida.

Murray dijo que si el cura lo hubiera perdonado, la justicia debería hacer lo mismo.