Nigeria recuperará el control sobre una de las reservas de petróleo más grandes de África y podría presentar cargos contra las petroleras Shell y Eni, en un escándalo de corrupción que ha atraído a investigadores de Estados Unidos, Italia, Francia, Suiza y Holanda, según un documento judicial.

El Alto Tribunal Federal cedió al gobierno federal el control de la Licencia 245 de Prospección de Petróleo mientras investiga y procesa a los sospechosos de la llamada "trama Malabu Oil", indicó el viernes la Comisión de Crímenes Económicos y Financieros de Nigeria.

La solicitud de la comisión indica que la holandesa-británica Shell y la italiana Agip —ahora Eni— compraron la concesión sabiendo que la transacción estaba "plagada de fraudes" y el pago de 1.200 millones de dólares al exministro de Petróleo Dan Etete y su equipo era un soborno. La petrolera estatal sólo recibió 210 millones de dólares por el acuerdo.