El número de personas que viven en Alemania alcanzó el año pasado un nuevo récord de 82,8 millones de personas, debido en gran parte a la inmigración.

Al final del año pasado había 600.000 habitantes más en Alemania que en el 31 de diciembre de 2015, cuando sumaban 82,2 millones de personas, indicó el viernes la Oficina Federal de Estadística.

El récord anterior, de 82,5 millones, se estableció en 2002, añadió la agencia.

Alemania registró el año pasado una inmigración neta de al menos 750.000 personas, mientras que las muertes superaron a los nacimientos por entre 150.000 y 190.000 personas.

Las estimaciones son menos precisas que en años anteriores debido a cambios en la forma de procesar los datos, señaló la Oficina.

Por otro lado, el Ministerio de Finanzas señaló que el gobierno federal había gastado 21.700 millones de euros (23.200 millones de dólares) en apoyo a los solicitantes de asilo el año pasado.