La justicia boliviana envió el jueves a la cárcel a los dos acusados de asesinar una voluntaria polaca en una casa de monjas católicas en la ciudad boliviana de Cochabamba.

El juez Vladimir Pérez tomó esa medida de reclusión preventiva contra los bolivianos Romualdo Manio Santos y Sergio Flores Rivera, señalados como los presuntos autores del crimen de Helana Kamiec, de 25 años, ocurrido el martes en un barrio de Cochabamba, a unos 280 kilómetros al este de La Paz.

Kamiec había llegado a Bolivia el 9 de enero para hacer su voluntariado de seis meses. Fue encontrada muerta en su dormitorio con varias puñaladas, según la fiscalía.

La policía informó que ambos hombres ingresaron para robar a la congregación las Siervas Madre de Dios y se toparon con la voluntaria.

"Este caso entonces ha sido esclarecido para la policía, porque hemos encontrado evidencias que inculpan a los acusados", dijo el comandante departamental de la policía en Cochabamba, el coronel Elvin Baptista.

Agregó que hallaron el cuchillo con el que mataron a la joven y objetos personales de ésta en uno de los domicilios de los acusados.

La policía también informó que los acusados ya habían robado garrafas de la congregación en otra ocasión.