La coalición opositora venezolana rechazó el jueves las propuestas de los facilitadores internacionales para reactivar las conversaciones con el gobierno y llamó a los venezolanos a intensificar protestas para presionar un cambio político.

Esa decisión aleja la posibilidad de que se logre una solución negociada a la profunda crisis que enfrenta el país suramericano.

La coalición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que agrupa a más de una veintena de partidos y organizaciones, rechazó en un comunicado las 21 propuestas que hicieron los facilitadores internacionales, y reiteró que no está dispuesta a retornar a los diálogos ante el "incumplimiento" de los acuerdos por parte del gobierno.

La alianza sostiene que las autoridades incumplieron algunos puntos del acuerdo del año pasado que contemplaba la definición de un cronograma electoral y la liberación de los llamados "presos políticos". El oficialismo también acusó a los sectores opositores de incumplir el acuerdo de respeto y reconocimiento de los poderes públicos.

La MUD propuso a los facilitadores internacionales el diseño de un nuevo proyecto de acuerdo que plantee a la comunidad internacional las demandas y propuestas para la "restitución del hilo constitucional" y el "retorno" a la democracia.

Asimismo, llamaron a los venezolanos a intensificar las protestas para callejeras lograr el "cambio político" por la vía electoral. A inicios de semana los partidos opositores realizaron en Caracas y otras siete ciudades del país marchas para presionar la realización de elecciones regionales este año.

Por su parte, el gobierno defendió la iniciativa de los facilitadores internacionales y planteó que se mantendrá en la mesa.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), ratificó su apoyo al proceso de diálogo en Venezuela y las gestiones de los facilitadores internacionales.

El nuncio apostólico Aldo Giordano, en representación del Vaticano, y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá; Leonel Fernández, de República Dominica, y el secretario general de Unasur, Ernesto Samper, entregaron la semana pasada al gobierno y la oposición un conjunto de planteamientos para reactivar los diálogos.

Entre las propuestas se incluyó la definición de un cronograma electoral; la "resolución judicial" de los casos de algunas personas detenidas; la implementación de medidas para el abastecimiento de medicamentos y alimentos, y la normalización de las funciones institucionales de la Asamblea Nacional, entre otras ideas, según revelaron algunos medios locales.