Muy pronto, las televisoras en Estados Unidos empezarán a ofrecer servicios de telefonía celular. Y lo mismo ocurrirá a la inversa: las telefónicas ansían incursionar en el mercado de tv por cable.

En los próximos meses la gigante del cable Comcast empezará a ofrecer servicio de telefonía móvil, al igual que AT&T y Verizon. Charter, la segunda compañía de cable más grande del país, ofrece también un plan de telefonía móvil. Entretanto, las principales empresas de telefonía celular —AT&T y Verizon— están ofreciendo servicios de televisión digital.

Las empresas de telefonía inalámbrica, además, están desarrollando un sistema más ágil y confiable de internet móvil, capaz de competir con los sistemas de banda ancha que ofrecen las compañías de cable.

En Europa, ya es común que la gente reciba los servicios de internet, telefonía móvil y televisión por cable de la misma empresa. Y Estados Unidos parece estar dirigido en esa dirección, impulsado por fusiones de grandes empresas. Los expertos de Wall Street desde ya han estado escrutando los acuerdos potenciales, asumiendo que el gobierno de Donald Trump será más afín a las grandes adquisiciones incluso en sectores dominados por escasas corporaciones.

Semejante proceso, si es que se da, se iría desarrollando a lo largo de varios años. Las empresas de televisión por cable probablemente no tendrán mucho impacto en el sector de la telefonía inalámbrica hasta el 2020, opinó Craig Moffett, analista de MoffettNathanson, en un estudio publicado en septiembre. Para entonces el nuevo sistema de telefonía inalámbrica, llamado "5G", probablemente sea el estándar.

Si los nuevos servicios funcionan bien, ello podría llevar a una mayor competencia y a facturas más económicas para los consumidores. Pero las fusiones corporativas podrían hacer subir los precios. Los proveedores de banda ancha también podrían tratar de atraer a los consumidores a sus propias apps y servicios, lo que perjudicaría a sus adversarios pero también, a la larga, limitaría las opciones para los consumidores.

AT&T desde ya está presionando a las empresas de televisión por cable, señala Philip Cusick, analista de JPMorgan. AT&T ofrece DirecTV y servicios de telefonía doméstica y telefonía celular, y desea adquirir Time Warner, propietaria de CNN, HBO, TBS y Warner Bros.

Su nuevo servicio de televisión móvil, DirecTV Now, podría atraer a los espectadores de televisión por cable si los desperfectos se llegan a corregir. Y AT&T estimula la compra de DirecTV Now al eximirle del tope para transmisión de datos y así abaratar el servicio ante rivales.