Brasil ordenó el jueves el arresto del empresario Eike Batista, quien llegó a ser uno de los hombres más acaudalados del mundo, como parte de una extensa investigación por corrupción.

La policía federal ha estado trabajando con la Interpol para localizar a Batista, quien podría estar en Nueva York. Su abogado Fernando Martins dijo al portal de noticias G1 que su cliente estaba de viaje y que a su regreso se entregaría a las autoridades.

La justicia busca al empresario por supuestamente sobornar al entonces gobernador del estado de Río de Janeiro Sergio Cabral a fin de tener ventaja en contratos del gobierno.

El inspector de la policía federal Tacio Muzzi informó en conferencia de prensa que si Batista no se presenta pronto, será considerado prófugo de la justicia. El funcionario no mencionó plazos. Muzzi dijo que al parecer Batista usó su pasaporte alemán para salir de Brasil, el país más grande de Latinoamérica.

La policía se enteró en la madrugada de que Batista podría estar fuera del país, dijo Muzzi, pero decidió proceder con la ejecución de la orden de arresto. Globo Television mostró imágenes de policías llegando a la casa de Batista en Río de Janeiro el jueves por la mañana.

El fiscal Eduardo El Hage dijo a los reporteros que Batista le pagó a Cabral 16,5 millones de dólares en cuentas en el extranjero. Las autoridades informaron el jueves que siguen investigando para qué era ese dinero.

Cabral está preso desde 2016 por cargos de corrupción.

La orden de arresto contra Batista fue una de nueve emitidas el jueves en conexión con una investigación de lavado de dinero y el ocultamiento de unos 100 millones de dólares en cuentas bancarias en el exterior. La vasta mayoría de esa suma, casi 80 millones, pertenecía a Cabral, dijo el fiscal Leonardo Freitas. Dijo que es posible que la asociación ilícita sea mayor todavía.

"La riqueza de los miembros de la organización penal encabezada por el señor Sergio Cabral es un océano que no ha sido explorado completamente aún", dijo.

La pesquisa es una de muchas dentro de la investigación llamada Auto Lavado, que examina los lazos ilegales entre políticos y empresarios, incluso el pago de miles de millones en sobornos. El foco central de la investigación está en contratos inflados con el gigante petrolero estatal Petrobras y otras compañías estatales, que arrojaron miles de millones de dólares en sobornos y contribuciones ilegales a campañas electorales. Abarca centenares de casos e involucra a algunos de los principales políticos y empresarios en el país.

Batista, alguna vez el hombre más rico en Brasil, ya había caído en desgracia.

En 2011, la revista Forbes dijo que Batista era la octava persona más rica del mundo. Para 2013 su fortuna se había evaporado por deudas de sus diversas empresas en el sector energético.

Su historia fue vista ampliamente como un símbolo de los problemas económicos de Brasil. Luego de años de crecimiento acelerado, la economía brasileña está sumida en una larga recesión.

___

La periodista de The Associated Press Sarah DiLorenzo en Sao Paulo contribuyó a este despacho