El principal responsable de inmigración de la Unión Europea instó a los países de la UE a acordar un reparto equitativo de la carga de recibir a los migrantes, mientras languidece el plan del bloque para compartir a los refugiados.

Grecia e Italia siguen luchando por gestionar a decenas de miles de migrantes en sus territorios, señaló el comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, y los estados miembros deben definir de una vez su concepto de "solidaridad".

"Es el momento para que todos nosotros interpretemos este término de la misma manera. Es absolutamente necesario", indicó.

Las naciones de la UE acordaron en septiembre de 2015, compartir a 160.000 refugiados en Grecia e Italia durante dos años. Pero a siete meses de que expire el plan sólo se han trasladado unos 11.000 refugiados.

Avramopoulos descartó esta semana tomar medidas próximamente contra los países que no respetan el acuerdo vinculante.