El ataque a una patrulla militar en el que murieron ocho miembros en agosto de 2016 fue reivindicado la noche del miércoles por el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

La autoría fue asumida por los rebeldes en un video que muestra a la combatiente Liliana Villalba leyendo un extenso comunicado en el que reiteró sus críticas hacia el gobierno. El filme fue difundido por la mayoría de las páginas digitales de los diarios de Asunción.

Durante el ataque, los guerrilleros hurtaron los rifles que estaban en poder de los fallecidos y éstos fueron exhibidos en el video divulgado el miércoles. "Las modernas armas recuperadas del enemigo por las fuerzas especiales epepistas en la emboscada del 27 de agosto del 2016 en Arroyito, departamento de Concepción... ya están en donde siempre debieron estar: Ya no apuntan hacia el pueblo, pues están en manos epepistas que defienden al pueblo pobre", dijo Villalba.

En otra parte del comunicado, la guerrilla informó que si los soldados de la fuerza antiterrorista entregan sus armas, sus vidas serán respetadas.

La agrupación mantiene secuestrados a un policía, un hacendado paraguayo y dos colonos menonitas, uno de éstos menor de edad. Por los tres últimos solicitó, sin éxito hasta el momento, el pago de rescate, unos 500.000 dólares por cada uno. Por el policía, en cambio, pidió un canje por seis guerrilleros encarcelados, pero el gobierno se negó a llevar adelante cualquier negociación.

Los rebeldes iniciaron sus ataques a puestos policiales y militares, además de perpetrar secuestros con fines extorsivos, en 2008.

El comisario retirado Antonio Gamarra, excomandante de las fuerzas policiales que intentó atrapar a los terroristas, dijo a The Associated Press que eventualmente serán capturados. "Las fuerzas gubernamentales deben actuar con inteligencia para no poner en riesgo la vida de los secuestrados, pero la guerrilla no tiene futuro en Paraguay", expresó.

Rafael Filizzola, exministro del Interior, explicó a la AP en una entrevista mientras estuvo en funciones que el EPP "está integrado por no más de 40 personas pero tienen, lastimosamente, el apoyo logístico de algunas comunidades pobres del norte del país".