Un juez en España ordenó el miércoles poner en libertad a dos hombres acusados de alabar al terrorismo islámico, afirmando que las pruebas en su contra fueron al parecer manipuladas por un informante policial.

El magistrado de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ordenó poner en libertad y sin cargos a los dos españoles, quienes fueron arrestados el mes pasado. El juez que había llegado a la conclusión de que no tenían relación alguna con actividad islamista. Citó un expediente judicial según el cual el informante, descrito como un individuo perturbado, quiso engañar tanto a la policía como a los acusados plantando evidencias falsas.

Los dos fueron arrestados el 28 de diciembre por sospecha de posesión de armas y de difundir videos en que alababan el terrorismo.

La policía española ha arrestado a 183 presuntos activistas de la yihad desde que el nivel de alerta nacional fue elevado al segundo más alto en respuesta a una serie de ataques en Francia y otros lugares en el 2015.