La fiscalía en Nueva York retiró el miércoles una causa contra un hombre colombiano que pasó un cuarto de siglo en prisión por el asesinato de un turista estadounidense.

Las autoridades dijeron que no volverán a enjuiciar a Johnny Hincapié en un caso que simbolizó la ola de crimen asociada en aquel entonces con Nueva York. Hincapié fue dejado en libertad en el 2015, después de que consiguió que le anularan la sentencia, pero enfrentaba la posibilidad de un nuevo juicio y regresar a prisión.

"Lo que pasó conmigo fue horrible", dijo Hincapié a la prensa el miércoles. "El sistema judicial no es perfecto. Yo estoy muy orgulloso de mis abogados de toda la gente que me ha apoyado en este momento, que ha trabajado duro para que yo esté aquí".

Hincapié confesó falsamente haber participado en el asalto en 1990 en una estación del metro que concluyó con el asesinato de Brian Watkins, un visitante de Utah. Fue acuchillado cuando trataba de proteger a sus padres durante el asalto.

Luego de años de apelaciones infructuosas, Hincapié persuadió a un juez para que anulara su sentencia, después de que dos testigos y un coacusado dijeron que no estuvo involucrado.

Inicialmente, los fiscales dijeron que estaban decididos a volver a enjuiciar a Hincapié, pero el miércoles dijeron que no pensaban que podían ganar.

Los fiscales siguen convencidos de que la confesión de Hincapié fue verdadera y que él participó en el asalto, pero que "hay dudas significativas de que un nuevo juicio por esos cargos resultaría en una sentencia, a la luz del tiempo transcurrido", parte del nuevo testimonio y otros factores, dijo el asistente del fiscal de distrito en Manhattan, Eugene Hurley III, en un documento presentado en la corte el miércoles.

Watkins y sus padres, de Provo, Utah, estaban en Nueva York para ver el Abierto de Estados Unidos de tenis. Cuando esperaban por el tren en una estación en Manhattan, fueron acosados por un grupo de jóvenes que buscaban robar a personas para conseguir dinero e irse a bailar.

El padre de Watkins resultó herido y le robaron 200 dólares; a su madre la golpearon y la patearon. Cuando Watkins, de 22 años, trató de defenderla, fue acuchillado en el pecho pero aun así, persiguió a los atacantes hasta que se desplomó.

Hincapié no fue acusado de acuchillar a Watkins, pero los fiscales dijeron que como parte del grupo de asaltantes tenía responsabilidad por la muerte.

El inmigrante colombiano, quien entonces tenía 18 años, y otros seis jóvenes fueron acusados y sentenciados a 25 años de cárcel.