La campaña en Twitter de empleados del Servicio Nacional de Parques contra el presidente Donald Trump se extendió a otros parques el miércoles, con más tuits sobre el cambio climático y un recordatorio de que estadounidenses de ascendencia japonesa fueron internados en campamentos y parques durante la Segunda Guerra Mundial.

Un día después que tres tuits sobre el calentamiento global enviados por el Parque Nacional Badlands fueran borrados, otras cuentas de parques han enviado mensajes que parecen desafiar a Trump. Uno, del Parque Nacional de las Secuoyas en California, apunta que sus arboledas capturan las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global.

"Más secuoyas significarían menos #cambio climático", afirmó el parque en un tuit.

El Parque Nacional Golden Gate en California dijo en otro tuit que el 2016 fue el tercer año consecutivo con récord de calor. El mensaje dirigía a los lectores a un informe de la NASA y de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Trump ha dicho que el cambio climático es un engaño, y muchos lectores interpretaron los tuits relacionados con el clima como un mensaje de desafío al nuevo presidente.

Otras cuentas de parques se vieron inmersas en la conversación.

El Parque Nacional del Valle de la Muerte tuiteó fotografías de estadounidenses de ascendencia japonesa internados durante la Segunda Guerra Mundial, un mensaje visto por muchos como una objeción al plan de Trump de prohibir el ingreso de musulmanes al país y restringir el flujo de refugiados.

Abby Wines, portavoz del parque, dijo que los tuits no pretenden ser una crítica política, y que la mujer que los colocó se puso a llorar el día anterior debido a toda la atención que recibieron.

"Este es un tema que ya hemos tocado en tuits anteriormente", afirmó Wines. "Hemos conversado con los guardias del parque en torno a este tema desde 2012. Esto forma parte de la historia del Parque del Valle de la Muerte".

Nadie del gobierno de Trump se ha quejado ni les ha pedido que borren los tuits, agregó.

Tom Crosson, el principal portavoz del servicio de parques, no quiso comentar sobre ninguno de los tuits enviados desde las cuentas de dicho servicio, pero sí dijo que no existen restricciones al uso que las agencias hacen de Twitter y de otras redes sociales.

"No existe una orden de silencio para los parques nacionales que impida que la gente emita tuits", declaró en una entrevista telefónica el miércoles.

El parque Badlands, en Dakota del Sur, publicó tres mensajes el martes que reflejaban acertadamente datos de ciencia climatológica, incluidas las actuales concentraciones récord de dióxido de carbono en la atmósfera.

El servicio de parques indicó en un comunicado que varios tuits en la cuenta del Badlands fueron colocados por un ex empleado que carece de autorización para utilizarla.

"El parque no recibió una orden para que borrara los tuits, pero eligió hacerlo cuando se percataron de que alguien había utilizado su cuenta sin permiso", se afirma en el texto.

"Se alienta a" los empleados del servicio de parques que administran las redes sociales "a que sigan usando Twitter para difundir información relacionada con la seguridad del público e información de los parques, con la excepción de contenido relacionado con asuntos de políticas nacionales", agrega.

Los mensajes de Badlands fueron compartidos miles de veces, y el Comité Nacional Demócrata los circuló por correo electrónico bajo el título: "Resistan".

Ese mensaje —resistan — fue escrito en una enorme manta desplegada en una grúa de construcción a unas cuadras de la Casa Blanca. Un portavoz del grupo ambientalista Greenpeace dijo que los manifestantes que se treparon a la grúa para colocar la manta están alentando la resistencia a Trump y su agenda, incluidos los decretos firmados el martes para impulsar los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, los cuales habían sido bloqueados por el presidente Barack Obama.

Los tuits en las cuentas del servicio de parques fueron emitidos apenas tres días después que el Departamento del Interior suspendió brevemente dichas cuentas en Twitter y otras operadas por el departamento en respuesta a las fotografías retuiteadas por el servicio de parques durante la ceremonia de juramentación de Trump.

Esas imágenes contrastaban la cantidad de público que asistió a ese evento el viernes con el que acudió a ceremonias similares anteriores. El mandatario ha afirmado, sin presentar evidencia que lo respalde, que el número de asistentes en su evento fue mayor de lo que dijeron los medios de comunicación.

Las cuentas del Departamento del Interior fueron reactivadas al día siguiente.