El fiscal general Pablo Sánchez dijo el miércoles que la corrupción generada por la constructora brasileña Odebrecht podría ser mayor a la cometida durante el mandato del expresidente Alberto Fujimori, preso por delitos de corrupción y asesinato.

"Es un caso bastante grande, me atrevo a decir de que es un caso mayor al que hemos conocido antes", afirmó Sánchez a periodistas en referencia a los casos de corrupción durante el gobierno de Fujimori (1990-2000). Añadió que en el caso Odebrecht "mucha gente debe estar involucrada, entonces estas personas involucradas tienen temor de lo que se conozca o de lo que se pruebe y estarán esperando que esta investigación fracase".

En diciembre el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que Odebrecht reconoció sobornos por 29 millones de dólares a funcionarios de los gobiernos de los presidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016) para ganar contratos de obras públicas por 143 millones.

De acuerdo con datos oficiales, la constructora brasileña ha realizado 63 obras en Perú desde 1979 hasta 2016. El presidente del poder judicial Duberlí Rodríguez afirmó el lunes en la televisora local N que el caso de sobornos de Odebrecht podría implicar la captura de hasta 100 personas de diversos rangos políticos. El gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski ha creado una unidad de 50 agentes dedicados exclusivamente al caso.

En enero la fiscalía peruana anunció un acuerdo con Odebrecht para obtener los nombres de los sobornados. "Capturar un pez gordo es complicado, pero vamos a llegar, paciencia", dijo el fiscal general Sánchez a la prensa durante una actividad pública.

Al momento dos funcionarios del gobierno del expresidente Alan García están detenidos por su vinculación con el pago de sobornos de Odebrecht para ganar la construcción del metro de Lima. Las autoridades también han ordenado la captura a nivel internacional de otro exviceministro, también del gobierno de García.

Fujimori es el único presidente peruano preso. Su gobierno concluyó en el 2000 cuando fugó a Japón acosado por diversos escándalos de corrupción en los que estuvieron involucrados empresarios, militares y políticos. Al momento Fujimori acumula cuatro condenas por delitos de corrupción y otra por asesinato ocurridas durante su gobierno. Si cumple todas sus condenas, Fujimori saldrá libre en 2032 a los 93 años.