Irak ejecutó a 31 hombres por su supuesta participación en la masacre de cientos de cadetes del ejército iraquí a manos del grupo extremista Estado Islámico en 2014, dijo un grupo de defensa de los derechos humanos.

Según funcionarios de la provincia de Salahuddin, a donde se trasladaron los cuerpos para ser entregados a sus familias, las ejecuciones se llevaron a cabo el viernes, explicó Amnistía Internacional en un comunicado el martes en la noche.

La ejecución "es una prueba más del fragrante desprecio de la autoridad iraquí por los derechos humanos y del mal uso de la pena de muerte en nombre de la seguridad", señaló el grupo, con sede en Londres.

Las "confesiones" de los hombres se vieron envueltas en serias acusaciones de tortura. Fueron condenados tras juicios rápidos y plagados de fallos.

El Consejo Judicial y el Ministerio de Justicia no respondieron de inmediato a las peticiones de comentarios.