El directivo responsable de investigar ataques informáticos en la firma de ciberseguridad más grande de Rusia fue detenido en diciembre, según indicó el miércoles la compañía.

Kaspersky Lab confirmó el reporte del respetado periódico ruso Kommersant sobre la detención en diciembre de Ruslan Stoyanov, responsable de su unidad de investigación. Stoyanov fue detenido junto con un agente de inteligencia del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB) y ambos afrontan cargos de traición, según Kommersant.

La detención de Stoyanov "no tiene nada que ver con Kaspersky Lab y sus operaciones", indicó la portavoz de la compañía Maria Shirokova, indicando que no tenía información sobre los cargos en contra del directivo. Shirokova añadió que el sitio web de dirección de la empresa no muestra a Stoyanov como alto directivo a pesar de que dirigía un departamento.

Stoyanov trabajó a principios de la década de 2000 en la Unidad de Cibercrimen del Ministerio ruso del Interior, según su perfil en LinkedIn.

Agencias de inteligencia de Estados Unidos han acusado a Rusia de interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos a través de ataques informáticos para ayudar a Donald Trump a ganar los comicios, una acusación que Moscú ha rechazado. Funcionarios de Estados Unidos y la Unión Europea han acusado también a Rusia de ciberataques contra otras instituciones occidentales y expresado su preocupación por que Rusia pueda intentar influir en las elecciones de este año en Alemania, Francia y Holanda.

En un primer momento no estaba claro si las detenciones estaban relacionadas de alguna manera con estas acusaciones.

El departamento de prensa de la FSB no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios y el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, rechazó realizar declaraciones.

Andrei Soldatov, que estudió internet y los servicios de seguridad rusos durante más de una década, calificó la detención del responsable de Kaspersky como "sin precedentes".

"Esto destruye un sistema que se ha estado construyendo durante 20 años, el sistema de relaciones entre las agencias de inteligencia y empresas como Kaspersky", dijo a The Associated Press. "Las agencias de inteligencia solían pedir asesoramiento a Kaspersky y así es como se construyeron las relaciones informales. Está claro que este romance ha terminado".