Canje de armas en Los Ángeles
El jefe del LAPD, Charlie Beck, sostiene ante la mirada del alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, un rifle de asalto. RUBÉN MORENO

Mientras la policía de Los Ángeles investiga el homicidio de un conductor que recibió varios disparos cuando buscaba estacionamiento en la noche de Navidad, Melinda Aguilar decidió entregar a las autoridades la pistola que encontró hace cinco meses en un contenedor de basura.

A mucha gente le gusta tener armas, es parte de la cultura de Estados Unidos"Estaba buscando plásticos y botellas para reciclar y ahí me la encontré", explica esta madre de siete hijos, consciente de que al entregar el arma puede evitar que caiga en malas manos y desencadenar una tragedia sin sentido como esa.

"Necesitamos que las pistolas estén fuera de nuestras calles. Muchas personas pagan las consecuencias por errores que cometen otros", añade recordando la masacre del pasado 14 de diciembre en la escuela Sandy Hook de Newtown, Connecticut. "Las armas que utilizó el asesino eran de su mamá. De nada sirve ni siquiera que estén registradas si se terminan usando con malas intenciones".

Ángel Grandes también se encontró un arma por casualidad, aunque en su caso estaba tirada en la acera. Fue hace 10 años mientras caminaba cerca del centro de Los Ángeles sobre la avenida Vermont y la calle Tercera.

"La recogí y todo este tiempo la he tenido guardada en un cajón bajo llave en mi armario", comenta Ángel, quien sigue conmovido por la masacre ocurrida en Connecticut. "A mucha gente le gusta tener armas, es parte de la cultura de Estados Unidos. Yo no sabía qué hacer con ella, pero reconozco que son un peligro cuando caen en manos de gente desquiciada que ni siquiera se quieren a ellos mismos".

Al igual que Melinda, finalmente este residente ecuatoriano optó por entregarla al Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) cuando escuchó en las noticias que las autoridades estarían canjeando armas por tarjetas prepagadas de entre 100 y 200 dólares, que podrán utilizarse en una cadena de supermercados que donó 130,000 dólares a esta causa.

Canje adelantado

Desde que la alcaldía de Los Ángeles puso en marcha la idea de canjear armas por dinero en 2009, la iniciativa se había desarrollado siempre durante el fin de semana del Día de las Madres en mayo.

Mi pregunta es ¿realmente necesitamos armas? ¿Nos hace más seguros?"Cuando pasó la tragedia de Connecticut, el alcalde me llamó y me dijo: vamos a adelantarlo", recuerda Charlie Beck, jefe del LAPD, quien agrega que el canje volverá a ofrecerse de nuevo en el mes habitual si logran recaudar más donaciones para seguir comprando armas.

"Estamos buscando la manera de que estas tragedias no vuelvan a ocurrir. La gente nos ha preguntado qué pueden hacer para marcar la diferencia y mi pregunta es ¿realmente necesitamos armas? ¿Nos hace más seguros?", cuestiona el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa.

En los primeros cuatro operativos del canje de armas, el LAPD recogió casi 8,000 pistolas, revólveres, y rifles en manos de civiles, incluyendo más de 300 armas de asalto de alto calibre capaces de traspasar los chalecos antibalas de la propia policía.

Según cálculos de las autoridades, esto ha permitido que los crímenes hayan disminuido desde entonces un 33% y evitado que 241 personas fueran heridas o asesinadas por arma de fuego en Los Ángeles.

Tras la masacre de Connecticut, en la que murieron 20 niños y siete adultos además del pistolero, la respuesta de los ciudadanos ha sido todavía más abrumadora para entregar armas.

300 millones de armas

Luci Maravilla viajó una hora y media desde Riverside hasta Los Ángeles, además de esperar más de dos horas en la fila, con tal de deshacerse de una pistola que no estaba registrada. "La tenía alguien conocido que anda en la calle y tiene problemas", explica. "Le convencí de que la entregara antes de que algo malo pasara".

Realmente no hay manera de saber cuántas armas hay en las calleSolo durante el último llamado de la policía se recogieron en la última semana del año pasado 2,037 armas que serán destruidas, entre las que había 901 pistolas, 698 rifles, 363 escopetas y 75 armas de asalto. Desde que comenzó el programa, los ciudadanos han entregado un total de 9,979 armas.

Sin embargo, aunque se estima que en el país puede haber unos 300 millones de armas en manos de civiles, el número real es incierto incluso para las mismas autoridades. La lógica les lleva a pensar que, basado en la proporción demográfica, hay unos cuatro millones de armas en Los Ángeles, pero aún así no dejan de ser especulaciones.

"Realmente no hay manera de saber cuántas armas hay en las calles porque muchas de ellas nunca fueron registradas y han estado en los armarios de las casas pasando de generación a generación", comenta Andrew Smith, comandante del LAPD.

La gente que está entregando sus armas no son criminales, son personas honestas"Las estadísticas nos muestran que es mas probable que un arma se use por accidente que en lugar de usarse para defenderte contra un intruso", sostiene Villaraigosa. "La gente que está entregando sus armas no son criminales, son personas honestas, aunque sabemos también que muchas de las armas que se utilizan para cometer crímenes son  robadas".

289 homicidios

Entre el primero de enero y el pasado 15 de diciembre, el LAPD ha contabilizado 289 homicidios, camino de superar los 298 registrados durante todo el 2011.  Entonces, 153 personas, incluyendo ocho menores de edad, fueron arrestadas como sospechosas de haber cometido un asesinato. Del total, 53 de los detenidos quedaron en libertad sin cargos. Pero más allá de los casos sin resolver, a las autoridades también les preocupa el alto número de armas en manos de grupos criminales.

De los 298 homicidios reportados en 2011, un total de 170 fueron cometidos por pandilleros, nueve más de los registrados un año antes. Tan solo entre estos grupos delictivos las autoridades contabilizaron el año pasado 1,427 detonaciones de armas de fuego, donde 913 personas fueron víctimas de los disparos. Las armas se utilizaron además en 2,933 asaltos y 2,887 robos a lo ancho y largo de la ciudad.