Dippin' Dots ha encontrado al parecer una manera de descongelar su relación con el secretario de prensa del presidente Donald Trump, Sean Spicer, quien envía mensajes críticos sobre la compañía desde 2010.

Diversos medios noticiosos comenzaron a informar el fin de semana sobre los tuits de Spicer, entre ellos "Dippin Dots NO es el helado del futuro" y "Si Dippin Dots fuera el helado del futuro no se le habría agotado el de vainilla".

El lunes, la compañía con sede en Paducah, Kentucky, respondió en una carta abierta de su director general difundida en la página de internet de la empresa y en un tuit. Ofreció a la Casa Blanca un helado social para hacer las paces porque "creemos en la conexión de los puntos".

En su reacción el lunes en la tarde, Spicer dijo que "hagamos cosas grandes" a favor de los veteranos y los elementos que acuden a las emergencias.