La coalición opositora en Venezuela exigió que se establezca un mecanismo de verificación y cumplimiento de los acuerdos como condición básica para avanzar en la reactivación de la mesa de diálogo con el gobierno estancada desde diciembre.

El secretario ejecutivo de la alianza opositora, Jesús Torrealba, descartó que la coalición vaya a retornar a la mesa tras la presentación de las propuestas de los facilitadores internacionales. En su programa en una radio local, señaló que "aquí no hay ningún tipo de interacción hasta que se cumplan los acuerdos".

La alianza de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que agrupa cerca de una veintena de partidos y organizaciones, se retiró el mes pasado de la mesa de diálogo tras señalar al gobierno de incumplir los acuerdos, que incluían la definición de un cronograma electoral y la liberación de los llamados "presos políticos".

Las autoridades también han acusado a la oposición de incumplir el acuerdo de respeto y reconocimiento de los poderes públicos.

En tanto, el alcalde opositor del municipio capitalino de Sucre, Carlos Ocariz, quien representa a la MUD en la mesa, objetó este martes las propuestas de los facilitadores, y dijo a emisora local Unión Radio que para la oposición es "inaceptable" los términos del documento, pero no ofreció más detalles.

Ocariz indicó que en los próximos días la alianza fijará una posición conjunta sobre las propuestas.

El nuncio apostólico Aldo Giordano, en representación del Vaticano, y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá; Leonel Fernández, de República Dominica, y el secretario general de Unasur, Ernesto Samper, entregaron la semana pasada al gobierno y la oposición un conjunto de planteamientos para reactivar los diálogos.

Entre las propuestas se incluyó la definición de un cronograma electoral; la "resolución judicial" de los casos de algunas personas detenidas; la implementación de medidas para el abastecimiento de medicamentos y alimentos, y la normalización de las funciones institucionales de la Asamblea Nacional, entre otras ideas, según revelaron algunos medios locales.

El dirigente opositor y excandidato presidencial Henrique Capriles enfiló este martes contra Samper al que señaló de ser un "defensor de los intereses de quien le moja la mano, y por ende del gobierno".

Capriles encabezó una sorpresiva protesta en una autopista del este de la capital donde un grupo de opositores bloqueó la vía por casi una hora para exigir la realización este año de elecciones regionales.

"Cada acción de violación de los derechos de la Constitución, tendrán reacción", expresó el dirigente al asegurar que la oposición seguirá con las protestas callejeras hasta que se defina un cronograma electoral.

La oposición realizó la víspera una marcha en el este de la capital para exigir la convocatoria a elecciones este año, pero la movilización no pudo llegar a la sede del Consejo Nacional Electoral, que era el destino final de la protesta, debido a que fue bloqueada por varios centenares de policías con equipos antimotines.