El presidente Donald Trump pedirá a su gabinete que elabore un plan para definir la situación de 750.000 inmigrantes amparados por un alivio migratorio que les concedió la Casa Blanca en 2014.

"Creo que él se asegurará de que su gabinete comience a organizarse y crear un plan para avanzar. Allí es donde estamos en este momento", dijo el martes el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ante una pregunta de por qué Trump no adoptó una decisión sobre ese grupo de inmigrantes durante su primer día como presidente, tal como lo había prometido durante su campaña electoral.

Spicer indicó la víspera que el gobierno de Trump dará prioridad a la deportación de criminales que estén en el país ilegalmente, ofreciendo así esperanza a los beneficiarios del alivio migratorio concedido por el gobierno de Barack Obama, conocidos en inglés como dreamers.

Trump había dicho durante su campaña que planeaba deportar a los 11 millones de inmigrantes sin autorización y que anularía el alivio migratorio de Obama. Sin embargo, en diciembre dijo a la revista Time que su gobierno trataría de buscar la manera de que esos jóvenes permanezcan en el país.