Un fiscal federal dio curso a una investigación penal contra el jefe de la agencia de inteligencia de Argentina, Gustavo Arribas, luego de que una investigación periodística lo involucrara en el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil.

El fiscal Federico Delgado imputó el martes al funcionario y solicitó una serie de medidas para corroborar la veracidad de una nota publicada por el diario La Nación el 11 de enero. En ésta se le acusó de recibir una transferencia por 600.000 dólares en una cuenta en Suiza de parte del financista brasileño Leonardo Meirelles, quien reconoció ante la justicia de su país haber ejecutado el giro de varios millones de dólares en sobornos de parte del gigante de la construcción Odebrecht en Brasil y otros países de América Latina para la obtención de contratos de obra pública.

"Niego rotundamente cualquier relación con dicho caso de corrupción y reitero que no tengo ni tuve vinculación alguna con la empresa Odebrecht", dijo en un comunicado el jefe de la denominada Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

El pago a Arribas, mediante cinco giros, se concretó en septiembre de 2013 desde una cuenta bancaria en Hong Kong que Meirelles controlaba a través de una "empresa de fachada" destinada al pago de sobornos, lavado de activos y evasión, según La Nación. El periódico recordó que el pago se concretó a los pocos días de que Odebrecht obtuviera el contrato para una gigantesca obra en una de las principales líneas de ferrocarriles de Buenos Aires.

"El juez debe iniciar la investigación a fin de chequear los hechos narrados", sostuvo Delgado en su resolución, en la cual también solicitó tomar declaración a Meirelles, condenado por su rol en el llamado escándalo de "Lava Jato", y citar como testigo el periodista que publicó la investigación y pidió a la Oficina Anticorrupción la declaración jurada de Arribas.

Tras el dictamen de Delgado, al juez federal Rodolfo Canicoba Corral le corresponde dar curso o no a las medidas solicitadas.

En un comunicado difundido tras la publicación de La Nación, Arribas reconoció que recibió un giro de 70.000 dólares de parte Meirelles, pero en concepto de una operación inmobiliaria. El jefe de Inteligencia recibió el respaldo público del presidente Mauricio Macri en una conferencia de prensa la semana pasada, en la cual dio por válida la explicación del funcionario y opinó que fue una coincidencia que en la mencionada operación inmobiliaria haya participado el mismo financista del caso Odebrecht.

"Debo aclarar que el operador (Meirelles) fue elegido por el comprador para efectuar parte del pago de dicho inmueble", explicó Arribas este martes. La vivienda, donde el funcionario residió 2008 y 2013, está en San Pablo.

Arribas no quiso identificar al comprador, pero detalló que se puso en contacto con él en los últimos días y que éste le manifestó su "entera disposición" para responder la requisitoria de la justicia argentina.

La obra ferroviaria a la que se refiere La Nación fue concedida al gigante brasileño por el gobierno de Cristina Fernández (2007-2015). Arribas no era funcionario, residía en Brasil y se dedicaba a la transferencia de jugadores de fútbol, actividad gracias a la cual hizo amistad con Macri cuando éste presidía el club Boca Juniors.

En 2013, Macri a su vez se desempeñaba como alcalde de la capital argentina y era un feroz opositor al gobierno de Fernández. No obstante, La Nación destacó que la obra en cuestión contaba también con la participación de la empresa argentina IECSA, propiedad de un primo de Macri.

La Nación indicó que cuenta con copias de la documentación que acredita los pagos a Arribas.