Alemania realizó un funeral de estado el martes en honor del presidente alemán Roman Herzog por sus servicios al país en la década de 1990.

El obispo luterano Heinrich Bedford-Strohm dijo que Herzog fortaleció una "cultura de la recordación" en el país.

Herzog, presidente en los años de 1990, impulsó al país a aceptar las reformas económicas, al tiempo que destacó la importancia de recordar el pasado nazi y el Holocausto.

Presidió el tribunal supremo alemán hasta que ganó las elecciones presidenciales de 1994, cuatro años después de la reunificación.

Como presidente, instituyó un día anual para recordar a las víctimas del Holocausto, que fijó el 27 de enero, el aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz.

La canciller Angela Merkel y el presidente Joachim Gauck asistieron al oficio.

Herzog murió el 10 de enero, a los 82 años de edad.