En sus últimas horas de existencia, el gobierno del presidente Barack Obama liberó discretamente 221 millones de dólares para la Autoridad Palestina, pese a la oposición republicana, dijeron funcionarios.

El gobierno saliente comunicó al Congreso de manera oficial el viernes en la mañana que utilizaría el dinero, de acuerdo con un funcionario del Departamento de Estado y diversos colaboradores legislativos.

El ex secretario de Estado, John Kerry, había informado a algunos legisladores de la medida poco antes de que dejara el cargo el jueves, agregó.

Los colaboradores legislativos dijeron que un aviso escrito con fecha 20 de enero fue enviado al Congreso pocas horas antes de la juramentación de Donald Trump como presidente.

Además de los 221 millones de dólares para los palestinos, el gobierno de Obama comunicó el viernes al Congreso que procedería con la liberación de otros seis millones de dólares para asuntos externos, de los cuales cuatro millones serían para programas contra el cambio climático y 1,25 millones para organismos de la ONU, según los colaboradores.

Los colaboradores legislativos y el funcionario del Departamento de Estado solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones sobre el asunto.

El Congreso había aprobado inicialmente la financiación para los palestinos en los ejercicios presupuestarios 2015 y 2016, pero al menos dos legisladores republicanos habían solicitado que no se entregaran los recursos debido a las maniobras de la Autoridad Palestina para buscar su inclusión como miembro en diversas organizaciones internacionales.

El poder ejecutivo respeta por lo general las retenciones de dinero dispuestas por el legislativo, pero no son obligatorias.