Las autoridades brasileñas confirmaron el lunes más de 60 casos de fiebre amarilla durante la temporada veraniega y lluviosa, un fuerte aumento en comparación a solo siete el año pasado.

La gran mayoría de los casos están el estado de Minas Gerais, donde el gobernador declaró este mes estado de emergencia, tras un informe inicial de ocho muertes. El departamento estatal de Sanidad dijo que hasta ahora ha confirmado 58 casos allí, incluyendo 32 muertes.

Entre tanto, el diario Folha de S.Paulo reportó que el estado aledaño de Sao Paulo, el más poblado de Brasil, ha confirmado tres casos que terminaron en decesos. El departamento estatal de Sanidad y el Ministerio de Sanidad no respondieron inmediatamente a mensajes que se les envió en busca de comentarios.

La fiebre amarilla es una enfermedad transmitida por mosquitos. Algunos de los síntomas son fiebre, escalofríos, fuerte dolor de cabeza y vómitos.